Fabra deja la alcaldía de Castellón «con la conciencia tranquila» y muchos recuerdos

El presidente electo de la Generalitat Valenciana ha renunciado a la alcaldía de Castellón en la sesión plenaria extraordinaria de esta mañana.


El presidente electo de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, ha renunciado esta mañana a la alcaldía de Castellón en una sesión plenaria extraordinaria de poco más de diez minutos en la que ha afirmado que se va «con la conciencia tranquila y la maleta llena de recuerdos».

Decenas de vecinos y funcionarios han abarrotado el salón de plenos del Ayuntamiento de Castellón desde minutos antes de las diez de la mañana y han recibido con aplausos a Alberto Fabra en su última comparecencia como alcalde de la capital de La Plana, apenas veinticuatro horas después de ser investido presidente del Consell.

El pleno tenía como único punto del orden del día «dar conocimiento de la renuncia de Alberto Fabra como alcalde y dejar vacantes los cargos de concejal y primer edil», ha explicado el secretario municipal.

El punto ha sido votado por unanimidad de los concejales de los cuatro grupos políticos con representación municipal, entre los que no estaba el exportavoz del PSPV y cabeza de la lista socialista en los últimos comicios, Juan María Calles.

En su discurso de despedida, Fabra ha tenido palabras de agradecimiento para sus compañeros de partido y para la oposición y ha dedicado unas palabras también a los funcionarios municipales, «que me han ayudado a adoptar las decisiones correctas para seguir creciendo», y a los vecinos, a los que se ha referido como «el corazón de la ciudad».

Fabra, que tras su discurso se ha fundido en un abrazo con el que será su sucesor en la Alcaldía. Alfonso Bataller, se ha despedido una a una de todas las personas asistentes al pleno y ha afirmado que, desde su nuevo cargo como presidente de la Generalitat, seguirá trabajando «para que Castellón siga siendo una gran ciudad».

«Creo en esta ciudad, en su fuerza y en sus posibilidades», ha subrayado, para añadir que sus veinte años en el ayuntamiento han sido «una experiencia inolvidable», seis de ellos como alcalde, un periodo en el que ha intentado «hacerlo lo mejor posible, aunque sé que he podido cometer errores».

Con el pleno de renuncia celebrado hoy, Fabra ha puesto fin, emocionado, a dos décadas de trayectoria política en el Ayuntamiento de Castellón.

Con 27 años, Fabra dio el salto desde Nuevas Generaciones a la corporación local en 1991, primero como concejal de Juventud y posteriormente como responsable de las áreas de Medio Ambiente, Servicios Públicos y Urbanismo.

En enero de 2005 y tras la dimisión del entonces primer edil, José Luis Gimeno, Alberto Fabra fue elegido alcalde, un cargo que ha desempeñado hasta hoy.

Entre las autoridades presentes esta mañana en el acto de renuncia de Fabra se encontraban el exsecretario general del PP en la Comunitat Valenciana, Ricardo Costa; la secretaria general provincial del Partido Popular, Marisol Linares, y la secretaria primera de la Mesa de Les Corts Valencianes, María Fernanda Vidal.

Entre las ausencias ha destacado la del presidente del PP de la provincia de Castellón, Carlos Fabra, que esta tarde presidirá junto a Alberto Fabra la reunión del comité ejecutivo y de la junta directiva provincial del PP.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Fabra deja la alcaldía de Castellón «con la conciencia tranquila» y muchos recuerdos