Ibarretxe propondrá a Zapatero convocar juntos el referendo vasco

P. de las Heras

José Luis Rodríguez Zapatero responderá con un no «claro y rotundo» a los planteamientos de Juan José Ibarretxe en su reunión del próximo 20 de mayo. La número dos del Ejecutivo reprochó además al lendakari que se adelantara al encuentro previsto e hiciera público ayer su contenido. «Si lo que se quiere es diálogo conviene ser respetuosos y esperar a que se produzca la reunión», alegó.

El presidente del Gobierno vasco, en un intento de condicionar la agenda de su reunión con Zapatero, dio a conocer un documento que, bajo el largo título Propuesta abierta de pacto político para la convivencia refrendado entre el presidente del Gobierno español y el lehendakari del Gobierno vasco , expone punto por punto lo que planteará dentro de diez días: quiere lograr el reconocimiento de la «identidad nacional vasca», que el Estado reconozca «las decisiones que, sobre el futuro, adopte libre y democráticamente» el pueblo vasco y que se cree un órgano común entre el País Vasco y Navarra con unas «atribuciones ejecutivas y legislativas» que habría que negociar.

El texto es una mixtura de su proyecto de nuevo Estatuto político, también conocido como plan Ibarretxe, y de los borradores de las conversaciones mantenidas por representantes nacionalistas, socialistas y de Batasuna en el santuario guipuzcoano de la Compañía de Jesús. El lendakari introduce como novedad, en relación a sus planteamientos anteriores, que la consulta popular para ejercer el derecho de autodeterminación sea convocada «conjuntamente» con Zapatero. Hasta ahora, se había arrogado en exclusiva esa facultad.

Ibarretxe también incluye en su propuesta que para lograr «la normalización política» en el País Vasco es necesario que se acepte que «existe una realidad» llamada Euskal Herria, que está formada por «Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa en el Estado español, y Lapurdi, Nafarroa Beherea y Zuberoa en el Estado francés».

Por lo demás, el texto no aporta nuevos elementos e insiste en lograr un compromiso de los dos Gobiernos para lograr «un final dialogado de la violencia», siempre que ETA muestre «una clara voluntad de poner fin a la misma». Incide asimismo en que ambas Administraciones tienen que asumir que la sociedad vasca «pueda ejercer el derecho a decidir libremente su propio futuro», en función del hipotético acuerdo que alcancen todas las fuerzas vascas y que sería sometido a referendo.

Reforma ordinaria

El Ejecutivo entiende que lo que desea el presidente autonómico es volver a escenificar un pulso con el Gobierno central. Y ante idénticos retos, diseña idénticas estrategias. De la Vega aseguró que Zapatero está dispuesto a escuchar todo lo que Ibarretxe quiera decirle. No quiere que se aferre al argumento de que en Madrid se le da con la puerta en las narices y se le niega el pan y la sal. «Hablarán de cualquier asunto que se considere oportuno», prometió. Ahora bien, el presidente del Gobierno marcará sus líneas rojas. Le dirá que si quiere un nuevo marco de autogobierno tendrá que proponer una reforma estatutaria por los cauces ordinarios: un acuerdo en el parlamento de Vitoria, es decir, «contar con todos los vascos», y el respeto a la Constitución.

«El lendakari ya sabe bien cuál es el camino», insistió la número dos del Ejecutivo. Y el documento publicitado por Ibarretxe no cumple los requisitos. De la Vega dejó claro que lo considera a todas luces contrario a los preceptos constitucionales.

También quitó hierro al hecho de que la entrevista con Ibarretxe vaya a producirse sin que haya fecha para el primer encuentro de la legislatura entre el presidente del Gobierno y Mariano Rajoy, y lo achacó a la dificultad para cuadrar agendas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Ibarretxe propondrá a Zapatero convocar juntos el referendo vasco