La mayoría de los partidos políticos se oponen


El Gobierno y los principales partidos políticos apelan a la Constitución para oponerse a la propuesta del lendakari, mientras que los nacionalistas la respetan. Estas son algunas de las principales reacciones tras el anuncio del Ibarretxe:

María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera del Gobierno: «Para el lendakari solo tres palabras: Constitución, Constitución y Constitución».

Patxi López, secretario general del PSE-EE: «No encaja en la legalidad, porque no une al país, sino que lo divide, y porque solo una minoría de los vascos la apoya».

Fernando Savater, promotor del nuevo partido Unidad, Progreso y Democracia (UPD): «Sería ilegal y naturalmente no le obedeceríamos».

Artur Mas, presidente de CiU mostró su respeto y añadió que el anuncio no debe causar «sorpresa» porque es coherente.

Josep Lluís Carod Rovira, presidente de ERC: «Lo veo con simpatía, por tratarse de un partido independentista que quiere la independencia de Cataluña mediante el acceso por vía democrática».

El jefe del Ejecutivo cántabro, Miguel Ángel Revilla, calificó de «balón de oxígeno para ETA» y una «locura» el anuncio del lendakari.

El presidente de Ciutadans-Partido de la Ciudadanía, Albert Rivera: «Una comunidad no es soberana para decidir sobre algo que atañe a todo el Estado».

El Foro de Ermua denunció «la coacción» que trata de ejercer Ibarretxe «amparado en la violencia terrorista de ETA».

El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias: «La propuesta de Ibarretxe no tiene ningún soporte legal, porque de acuerdo con la Constitución no tiene ninguna capacidad para convocar un referendo».

El presidente del PP catalán, Daniel Sirera, pidió una respuesta «firme del Estado de derecho», porque entiende que la convocatoria planteada ayer por Ibarretxe es ilegal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La mayoría de los partidos políticos se oponen