La urgencia por elegir al candidato a la Xunta agrava la divisón interna de las mareas

Mario Beramendi Álvarez
mario beramendi SANTIAGO / LA VOZ

ELECCIONES 2016

Álvaro Ballesteros

Mientras Beiras aboga por retrasarla, Yolanda Díaz apremia para que se escoja ya

03 jul 2016 . Actualizado a las 17:55 h.

Las partes llamadas a integrar la marea autonómica discrepan sobre cómo elegir al candidato a la Xunta, y tampoco están de acuerdo en los tiempos. Un día después de que  Xosé Manuel Beiras asegurase en Madrid que no es momento de desfiles ni de pasarelas, y que hay que explicarle primero a la gente qué va a votar y no a quién, la coordinadora de Esquerda Unida y diputada de En Marea Yolanda Díaz metía prisa para designar al candidato a la Xunta cuanto antes. Concluido el encuentro en el que su organización analizó los resultados del 26J, la diputada del Congreso marcaba incluso una fecha en el calendario. «Non podemos chegar ao 25 de xullo sen unha persoa de consenso», dijo. A su entender, la campaña de las autonómicas ha comenzado ya y los rivales políticos tienen muy bien engrasada su maquinaria, dijo en relación al PP y a Feijoo.

Mientras algunas partes llamadas a conformar la eventual marea autonómica dan por hecha su constitución, dado que el pasado domingo logró cinco diputados, desde Anova Beiras aboga antes por perfilar algunos detalles del proyecto político llamado a mejorar los nueve diputados que logró Alternativa Galega de Esquerda (AGE) en el otoño del 2012. De ahí que anteayer, en Madrid, antes de reunirse con Iglesias, Beiras remarcase su perfil nacionalista y atribuyese a Podemos la culpa del descenso de apoyos electorales al haber abandonado la concepción plurinacional del Estado español. Preguntada sobre las discrepancias en las mareas y sobre el diálogo abierto para avanzar en la elección de candidato, Yolanda Díaz sí se mostró optimista. «Temos un millón de conversas abertas, pero eu creo que coincidimos no substancial», precisó la diputada.

Sin embargo, mientras Yolanda Díaz apuesta por un candidato de consenso que no sea de parte, tesis sobre la que volvió a insistir ayer, otros polos de las mareas apuestan por unas primarias que impidan que las cúpulas cocinen primero un candidato para que luego las bases se limiten a refrendarlo.