Sujetadores sí, sufragios no


Solo faltó que le tirarán sujetadores, como a Jesulín». La frase es de un fotógrafo que retrató el baño de masas que se dio Pedro Sánchez en Pontevedra. Tal vez su gran momento de la campaña, el líder socialista logró congregar a mucha gente en su visita a la ciudad. Hubo selfies, besos, abrazos, achuchones perrunos y bendición de niños. Redes y teles parecían mostrar a un candidato triunfante, lanzado hacia el 26J. Pero no siempre una imagen vale más que mil palabras. Y estas dicen que la aventura presidencial de Sánchez no va bien. Las encuestas pronostican el «sorpasso», esa palabra tan de moda. Y el PSOE se encamina hacia un drama shakesperiano, tendrá que afrontar uno de esos problemas que devienen en desgracia porque no tienen solución. Y porque ser guapo no sirve para llenar urnas. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Sujetadores sí, sufragios no