Terremoto en el Parlamento tras el 20D

Domingos Sampedro
Domingos Sampedro SANTIAGO / LA VOZ

ELECCIONES 2016

XOÁN A. SOLER

La marcha de algunos diputados a las Cortes obligará a la Cámara gallega a elegir nuevo presidente y sitúa a AGE ante otra crisis de deserción hacia el Grupo Mixto

22 dic 2015 . Actualizado a las 09:15 h.

El vigués Abel Losada, exportavoz del grupo del PSOE en el Parlamento gallego, era uno de los cinco diputados autonómicos que aspiraban a obtener un billete de ida a Madrid la noche del 20D para convertirse en senador. No lo logró. Le faltaron 22.000 votos. Tampoco se podrá marchar al Congreso Carme Adán, cabeza de lista de Nós por Pontevedra, que continuará como diputada del BNG en O Hórreo. En el polo opuesto, sí que lograron el pasaporte otros tres representantes, cuya elección provocará un terremoto en la Cámara autonómica, pues obligará a elegir un nuevo presidente para los poco más de nueve meses que restan de legislatura, a la vez que coloca a la coalición Alternativa Galega de Esquerda (AGE) ante el escenario de una nueva deserción en favor del grupo Mixto.

La elección de Pilar Rojo como diputada al Congreso dejará descabezada la presidencia del Parlamento gallego a partir de enero, cuando se constituyan las Cortes. El nombre del sustituto es un asunto que está en el aire, al que el PP todavía no le ha hincado el diente. Pero todo indica que, a falta de meses para el fin de la legislatura, el grupo mayoritaria debería apostar por un perfil que conozca bien sus funciones, en vez de por otro que tenga que rodarse en el cargo. Eso pone al ourensano Miguel Santalices, actual vicepresidente de la Cámara, en el punto de mira, pues hay que tener en cuenta que es también una forma de hacerle un guiño a la provincia de Ourense, la única que lleva siete años sin conselleiro y sin puestos de relieve a nivel autonómico.

La forma de operar de Alberto Núñez Feijoo apunta también a un relevo «natural» en la presidencia del Parlamento, dicen en el PP, similar al que hizo con los portavoces del grupo. Cuando Xosé Manuel Barreiro dejó de ejercer como tal fue sustituido por el viceportavoz, entonces Manuel Ruiz Rivas. Y cuando este cedió el escaño para convertirse en alcalde de Ribeira, su silla la acabó ocupando también su viceportavoz: Pedro Puy.