Guía práctica para celebrar derrotas


Bienvenidos a Galicia, país en el que nadie pierde las elecciones. Vuelve a suceder, por mucho que el PPdeG diga que hará propósito de enmienda. No le queda más remedio: Perder 185.000 votos de una sola tacada es perder muchos votos. Claro que el discurso suena a viejo: tenemos que cambiar, y pasan los días, y las semanas y los meses, y todo sigue como estaba. Habrá que esperar a ver qué pasa, aunque por lo escuchado a Rajoy (ganamos las elecciones, y punto...) no va a pasar gran cosa. Otra vez. Tampoco en el PSdeG, que aún no se enteró de que algo sucedió en Galicia el 24M. Ni vieron lo que se les venía encima antes, ni se dan por aludidos ahora. La lectura socialista, después de perder 25.000 apoyos, después de quedarse como tercera fuerza en ¡cinco de siete ciudades! es que, extrapolando datos, Besteiro será presidente de la Xunta en el 2016. Pasan por alto que primero habrá unas primarias, o eso parecía anteayer, y ya veremos cómo acaban; y pasan por alto que la marea no pudo ser votada, porque no se presentó, en 244 concellos. Y que Ciudadanos no lo hizo en 294. Con esta visión de la realidad, de su realidad, el PSdeG está haciendo lo más parecido a un sepukku, que es la palabra japonesa que define al suicidio ritual. Si sigue sin abrir los ojos podrá compartir la daga, para ahorrar gastos, con el BNG, que la noche de autos se lamía las heridas tras perder 72.000 votantes pero aún tiene arrestos para proclamar que sigue siendo «a terceira forza de Galicia».

Campo de batalla

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos

Guía práctica para celebrar derrotas