Sánchez, entre la independencia y la convivencia

Afirma que la derecha sabe que no habrá secesión y que ni los catalanes la quieren


Pedro Sánchez está convencido de que tanto los líderes independentistas como la derecha española son conscientes de que la independencia de Cataluña no se va a producir, «no solo porque la Constitución no lo permite y porque la comunidad internacional les ha dado la espalda, sino porque los catalanes no quieren la independencia de España». Así ha salido al paso de las acusaciones de la derecha, que le consideran un traidor a la unidad territorial que consagra la Constitución, al tener como interlocutores o apoyo a los independentistas.

«El problema en Cataluña no es la independencia, sino la convivencia, y eso se resuelve desde el diálogo dentro de la Constitución, no desde la confrontación», señaló ayer en declaraciones recogidas por Efe en un acto junto a la líder de los socialistas andaluces, Susana Díaz, y al candidato a las elecciones europeas, Josep Borrel. Sin embargo, Sánchez lamentó que los independentistas prefieran un Gobierno del PP en Madrid que uno del PSOE «porque buscan la confrontación», y les instó a ser valientes y reconocer a los catalanes que les han mentido que la independencia no es posible. «¿Os imagináis si en lugar de 84 tenemos muchos más parlamentarios a partir del 28 de abril, lo que podemos hacer por este país?», preguntó el presidente del Gobierno, que apeló a la movilización y al compromiso para conformar un Ejecutivo que mire al futuro. Sánchez cree que los inminentes comicios son el momento en el que España se juega si quiere «una sociedad abierta, plural, respetuosa y tolerante» o «la España de la plaza de Colón».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sánchez, entre la independencia y la convivencia