La alta demanda de matemáticos deja sin cubrir cientos de plazas de profesores

Antonio Paniagua COLPISA | MADRID

EDUCACIÓN

sara carreira

En las últimas oposiciones a profesor de matemáticas para la etapa de Secundaria han quedado desiertas más de 720 plazas

29 ago 2021 . Actualizado a las 17:57 h.

La ley del mercado manda y quienes saben manejarse en el mundo de los números y los algoritmos juegan con mucha ventaja. Los expertos en lo que antes se llamaban ciencias exactas son codiciados por la industria, desde el big data a la distribución alimentaria. El método matemático ha demostrado su validez para resolver problemas de física, química, biología, medicina, ciencias sociales, ingeniería, economía, finanzas, ecología, entre otras ramas del saber. La disciplina constituye una herramienta que se emplea tanto para detectar un cáncer, hallar una vacuna o atajar un incendio.

Tradicionalmente la principal salida laboral de los matemáticos era la docencia. Hoy el mercado de trabajo plantea ofertas más sugestivas a los graduados. La nueva revolución industrial, la digitalización, demanda profesionales con cerebros bien entrenados en el uso de la lógica y el pensamiento abstracto. Antes de acabar la carrera, no son pocos los estudiantes que reciben apetecibles ofertas. Por eso no es de extrañar que empiecen a faltar matemáticos en la escuela.

En las últimas oposiciones a profesor de matemáticas para la etapa de Secundaria han quedado desiertas más de 720 plazas. De ahí que muchas vacantes se cubran con personas que han estudiado Química, Arquitectura, Estadística o una Ingeniera, carreras donde también se piden competencias matemáticas, aunque la exigencia no es la misma. El presidente de la Comisión de Educación de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), Luis J. Rodríguez Muñiz, asegura que la deserción de matemáticos del sistema educativo data de antiguo. Hace 25 años, la mitad de los miembros de su promoción descartaron la enseñanza como medio para ganarse la vida.