El Gobierno desoye a Stellantis Vigo y bloquea su acceso a los fondos europeos

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

Stellantis
Stellantis

Mantiene como criterio selectivo que el proyecto incluya fabricar baterías

12 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Stellantis Vigo y sus 120 proveedores gallegos tienen un plan para invertir 1.300 millones en tres años, y garantizar así la asignación de nuevos modelos y el futuro del sector más allá del 2026, que es cuando vence el tiempo estimado de vida útil de los modelos que fabrican actualmente (Peugeot 2088 y la gama de vehículos comerciales Citroën, Peugeot, Opel, Toyota y Fiat a partir del próximo año).

Ese plan quiere entrar en el PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado, que es la única vía de acceso al reparto de 3.000 millones de euros de los fondos Next Generation que el Gobierno va a dedicar a la industria española del automóvil.

Pero para formar parte del PERTE es necesario que los proyectos cumplan una serie de requisitos, entre ellos, la producción de baterías para coches eléctricos, algo que el plan gallego, denominado Autoáncora no prevé, ya que Stellantis tiene su propio consorcio productor de este tipo de componentes (grupo Total) y para Europa las montará en Francia, Alemania e Italia.