Abanca ganó 157 millones de euros entre enero y junio, un 18 % más

Emma Araújo SANTIAGO / LA VOZ

ECONOMÍA

PACO RODRÍGUEZ

La recuperación permite superar los niveles de actividad comercial prepandemia

22 jul 2021 . Actualizado a las 20:23 h.

Abanca obtuvo un beneficio de 157 millones de euros entre enero y junio, un 18 % más que en el primer semestre del 2020, un período marcado por el estallido de la pandemia y el confinamiento domiciliario. Un año después, el avance del proceso de vacunación ha aliviado la situación sanitaria (pese a la incertidumbre de la quinta ola) y ha propiciado una potente recuperación económica, que la entidad ya nota en su actividad comercial, que supera los niveles precovid. Así, la formalización de hipotecas superó en un 30,4 % las operaciones firmadas en la primera mitad del 2019, mientras que las operaciones de financiación con pymes y autónomos crecieron un 2,1 %.

También hay un fuerte incremento de la actividad aseguradora, que se duplica en las pólizas de coches tras el lanzamiento de los primeros productos de la nueva compañía propia creada en alianza con Crédit Agricole Assurances.

Un crecimiento «robusto», como lo calificó el presidente del banco, Juan Carlos Escotet, que durante la presentación de resultados en Santiago destacó que Abanca afronta la salida de la crisis desde una posición de fortaleza financiera, con una ratio de morosidad de solo el 1,9 % (la cifra más baja del sector financiero español y menos de la mitad de la media) y altos niveles de cobertura y capitalización.

Tras sus últimas adquisiciones, Bankoa y la red española de Novo Banco, la entidad incrementó su volumen de negocio hasta los 103.236 millones de euros, un crecimiento del 16,4 % interanual. La cifra superaría los 107.000 millones si se contabiliza el negocio de Novo Banco en España, cuya integración avanza según el calendario previsto.

Abanca destaca también que la evolución positiva de todos sus parámetros se ha visto reconocida por agencias como Moody´s, que resalta su resiliencia, la calidad de sus activos, su solvencia y las expectativas de rentabilidad, por lo que ha elevado su rating, mientras que DBRS y Standard and Poor´s mejoraron sus perspectivas.

En el apartado medioambiental, el último trimestre de Abanca también ha sido positivo al obtener la certificación de «residuo cero» para sus sedes corporativas, ampliando también su catálogo de productos de inversión responsable. Y para financiar iniciativas de economía sostenible, la incorporación al patronato de EnergyLab facilitará la financiación de proyectos mediante préstamos con amplios plazos de amortización, bajos tipos de interés y carencias.

Escotet destaca la eficacia de los ERTE, los créditos ICO y las moratorias a pymes y familias

A la hora de analizar el contexto socioeconómico derivado de la pandemia, Juan Carlos Escotet quiso destacar expresamente la importancia de que se arbitrasen fórmulas como los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y los créditos ICO para afrontar una situación «coyuntural», provocada por la crisis sanitaria. En ese sentido, rechazó que ambos mecanismos puedan anestesiar la economía, y destacó también el valor de los instrumentos de flexibilización del sector bancario para «proteger la renta familiar» y especialmente a las pequeñas empresas.

En concreto, Abanca gestionó durante la pandemia un total de 3.300 créditos ICO, en torno a tres mil ERTE y tramitó 13.500 moratorias para flexibilizar préstamos e hipotecas. Estos últimos casos supusieron una reorganización financiera por un importe de 1.280 millones de euros, explicó la entidad. Una prueba del éxito de este mecanismo es que el 52 % de estas moratorias ya están vencidas y menos del 2 % de los préstamos fueron reclasificados como dudosos.