Greenalia ofrece energía renovable a la industria gallega para abaratar la luz

La patronal, dispuesta a firmar contratos, pero a precios competitivos


redacción / la voz

Manuel García, presidente de la compañía gallega productora de renovables Greenalia, ofrece a las industrias gallegas con un elevado consumo de electricidad abaratar su factura de la luz adquiriendo la energía que generan sus parques a través de contratos a largo plazo. Es decir, que suscriban un PPA (power purchase agreement o contrato de compra venta de energía) bilateral con la compañía en lugar de acudir al mercado mayorista, donde las industrias compran y Greenalia vende.

Esos PPA son una de las fórmulas que el Gobierno quiere potenciar entre los grandes consumidores para que consigan la electricidad más barata, y que sustituirán, entre otros mecanismos, a los incentivos directos que se concedían para reducir esos costes.

García explicó que su empresa tiene en cartera 660 megavatios fotovoltaicos en el sur de España con permisos de acceso y conexión a la red eléctrica —adquiridos en septiembre pasado—, que pone a disposición de la industria. Como también otros casi 300 eólicos más maduros en Galicia. «Todas las tecnologías pueden ser claves para ayudar a la industria gallega a pagar precios más competitivos», subrayó.

Greenalia ha mantenido contactos ya con algunas compañías para negociar esos contratos bilaterales. García reconoce que, entre ellas, estuvo Liberty, el grupo que negoció con Alcoa para comprar la fábrica de aluminio de San Cibrao, y que sigue aspirando a ello.

El presidente del grupo gallego condiciona el acuerdo a que las fábricas suscriban un compromiso de compra durante varios años. Una garantía fundamental para asegurar unos ingresos estables a Greenalia y hacer viable el trato.

La Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) recoge encantada el guante lanzado por Manuel García. Así lo reconoce su director general, Fernando Soto, pero «buscamos precios competitivos», más bajos que los de mercado, alineados con los que se registraron en la pasada subasta de renovables, apunta. En ella, se adjudicaron 3.000 megavatios eólicos y fotovoltaicos a una media de 24 euros cada uno. Eso es un 40 % menos que la referencia de mercado. Según Soto, los PPA todavía no alcanzan esas cotas de precios tan competitivos, como sí lo hacen en otros países, donde la suscripción de esos contratos bilaterales están a la orden del día. Aquí, aún no.

Soto recalcó que ofrecen garantías para suscribir esos contratos como pide Manuel García. De hecho, una de las medidas aprobadas por el Gobierno fue la creación de un fondo con el que el Estado actúa como avalista de esas operaciones. «Estaríamos encantados de introducir renovables en nuestros procesos, pero, a día de hoy, las ofertas que nos están llegando están muy por encima» del precio alcanzado en la subasta, aclaró Soto.

AEGE solicitó al Ministerio para la Transición Ecológica que una parte de los megavatios subastados se reservasen para la industria, pero «nos dijeron que no, que no podían recoger particularidades», señaló.

El fondo de garantías para los PPA industriales es uno de los mecanismos incluidos en el estatuto del consumidor electrointensivo. La patronal ha solicitado más herramientas, como exenciones en los peajes de transporte, como tienen sus competidores en Francia o Alemania.

AEGE reivindica la interrumpibilidad para evitar apagones

El servicio de interrumpibilidad que prestan las industrias galas e italianas salvó a Europa hace unas semanas de sufrir un apagón. Ese episodio ha demostrado que en España también hace falta un mecanismo de gestión de la demanda de electricidad como ese, destacó Soto. La industria se ofrecía a reducir consumo a cambio de incentivos hasta el verano pasado, cuando el servicio fue eliminado, salvo en las islas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Greenalia ofrece energía renovable a la industria gallega para abaratar la luz