Mariem Filgueira: «Hay comerciantes que están tomando malas decisiones»

M. H. PONTEVEDRA / LA VOZ

ECONOMÍA

CAPOTILLO

Esta «sherpa» empresarial asegura que, antes de nada, cada comercio debería hacerse un chequeo

19 may 2020 . Actualizado a las 19:12 h.

Mariem Filgueira, especialista en estrategia e innovación empresarial, escuchaba hace unos días al dueño de un comercio hablar sobre la desesperación que supone estar ocho horas detrás de un mostrador sin que los clientes entren. No se paró con lamentos. Simplemente, le aconsejó: «No sigas abriendo todo el día. Estate aquí poquitas horas, el resto vete a casa, oxigénate y piensa qué puedes hacer por tu negocio, mira qué están haciendo los demás, establece alianzas... Estando aquí ocho horas te estás desesperando. Esto ya no va de abrir la puerta y esperar». Filgueira pretende ayudar a más comerciantes. Lo hará junto al Concello de Pontevedra, con un plan cuyo nombre lo dice todo: se llama Impulsa. Ya tiene algunas peticiones de auxilio.

Señala Filgueira que «hay comerciantes que están tomando malas decisiones, que tienen más que ver con el miedo que sienten que con las necesidades reales de su empresa». Y pone un ejemplo: «No se puede lanzar una tienda digital sin ser consciente de que un negocio en Internet implica tantas obligaciones como una tienda física. Hay que analizar si se puede atender, si compensa... quizás para algunas tiendas sea mejor seguir apostando por vender a través de sus redes sociales. Otras quizás puedan tener esa tienda digital, pero tienen que analizarlo», indica.

Explica que, antes de nada, cada comercio debería hacerse un chequeo: «Hay que analizar, ante todo, si hay dinero para pagar las facturas, hay mucha gente que no sabe a ciencia cierta cuál es su situación económica. Y, luego, estudiar cuál es la fuente de ingresos y si se puede mantener o hay que hacer cambios. A partir de ahí, toca negociar con proveedores, con bancos... pero hay que negociar después de saber qué oportunidades hay. No es lo mismo negociar pensando que se puede salir adelante que hacerlo desde el miedo a perderlo todo», indica. Cree que el chequeo incluso debe pasarlo el empresario: «Estamos viviendo un drama. Hay personas que necesitan ayuda psicológica antes de centrarse en el negocio, porque están plasmando en él su miedo», insiste.

Cree que los nuevos tiempos traen nuevas oportunidades: «La cita previa puede ser una cosa maravillosa. A una tienda no le interesa que entren muchos clientes a mirar. Le interesa que el que entre, compre. Y el que concierta cita, suele tener interés por hacerlo», sentencia.