Se avecinan más Alcoas

Ferroatlántica apaga hornos y reduce producción; los comités esperan una llamada para negociar un ERE

El elevado precio de la electricidad en España es la losa eterna que soportan las industrias que consumen cantidades ingentes de energía para desarrollar sus procesos productivos. Como Alcoa, o como Ferroatlántica. A estas les resulta más complicado fabricar a precios al menos similares a los de sus competidoras europeas. De ahí las ayudas que reciben de las arcas públicas, pero que últimamente ni siquiera son suficientes para enfriar sus costes de explotación.

La crisis de Alcoa viene de ahí, del precio de la electricidad, y ya a finales del 2014 amagó con cerrar las plantas de A Coruña y de Avilés. Finalmente aplazó la decisión. Hasta ahora.

Lo peor, que puede generar un efecto contagio.

Ferroatlántica prescinde ya de trabajadores de auxiliares por el cierre de hornos El nefasto resultado de la última subasta de interrumpibilidad (la compensación que reciben las industrias electrointensivas a cambio de desconectarse de la red cuando lo necesita el sistema) ha hecho saltar todas las alarmas también en Ferroatlántica. El grupo ha apagado ya, en principio durante seis meses, los hornos 13 y 14 de su planta de Brens (Cee), destinados a la producción de derivados del manganeso. Quedan operativos tres.

Ese cierre supuso, además, el pasado día 2 un movimiento inédito, que ni siquiera se había dado con el expediente de regulación de empleo temporal del 2009. Un barco cargó en Brens las materias primas que había almacenadas en Cee para trasladarlas al puerto de Dunkerque y utilizarlas en los hornos franceses. Ante el silencio de la empresa, que se ha limitado a trasladarle a la Consellería de Industria que el resultado de la subasta la obligaba a reducir producción y está mirando cómo hacerlo a nivel de toda España, la incertidumbre es máxima en la plantilla, que ya casi da por hecha la llegada de un ERE. Medida que tanto el comité de empresa como partidos políticos y sindicatos ven totalmente injustificada cuando las fábricas de la Costa da Morte deberían ser las más rentables del grupo al estar ligadas a los ingresos que producen las centrales hidroeléctricas del Xallas. De ahí que, al margen de mandarles sendas cartas al conselleiro de Industria y al presidente de Ferroatlántica, los trabajadores pongan el domingo autobuses a disposición en Cee para sumarse a la manifestación de Alcoa de las 12 horas en la coruñesa plaza de la Palloza.

La metalúrgica Megasa funciona con normalidad tras el despido colectivo del 2015 En Cee trabajan de forma directa en torno a 300 operarios, que, de momento, no se han visto afectados por el apagado de los dos hornos. Pero sí lo están una treintena de empleados de las auxiliares. La otra fábrica de Ferroatlántica en Galicia, en Sabón (Arteixo), también ha visto cómo se desconectaba uno de los tres hornos. Aquí trabajan 122 de plantilla directa y medio centenar de subcontratas.

Los comités de empresa están a la espera de que la dirección los convoque para empezar a negociar expedientes temporales.

Otra compañía gallega que es fuertemente dependiente del precio de la energía es la metalúrgica Megasa, con sede en Narón. Este grupo recurre también a los incentivos que reparte el Gobierno en las subastas de interrumpibilidad. A diferencia de Alcoa y de Ferroatlántica, los resultados de la última parece que no han sido tan malos y la tranquilidad reina en el comité de empresa, según su presidente, Carlos Bascoy. La plantilla de la compañía suma 127 trabajadores, tras el despido colectivo que se aplicó en el 2015. El precio de la electricidad se sumó en aquel momento con otros factores de mercado para motivar ese expediente.

Alcoa también alega en esta ocasión que la energía es un problema más, que confluyen otros de difícil resolución, como el elevado precio de la alúmina -que usa para fabricar aluminio, aunque la multinacional posee plantas de ambos productos-. También asegura que, al margen de los factores anteriores, las instalaciones de A Coruña y de Avilés usan tecnologías obsoletas y que ya no son competitivas.

Votación
4 votos
Comentarios

Se avecinan más Alcoas