El Gobierno acomoda al dimitido Soria en la cúpula del Banco Mundial

Rubén Santamarta Vicente
Rubén Santamarta REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

ANDREA COMAS | Reuters

El político canario, que dejó el cargo por su aparición en los papeles de Panamá, percibirá 226.000 euros como director ejecutivo. Su candidatura se anunció el último día posible

03 sep 2016 . Actualizado a las 14:25 h.

Sobre la bocina, en el último día posible para hacerlo, y justo minutos después de que fracasara el intento de Mariano Rajoy como presidenciable, el Ministerio de Economía desvelaba el nombre de quien ha sido seleccionado por el Gobierno para representar a España en uno de los principales organismos internacionales, el Banco Mundial.

El elegido es José Manuel Soria, un hombre de la completa confianza de Rajoy, que se vio obligado a dejar su cargo de ministro de Industria el pasado abril tras desvelarse su vinculación a diferentes paraísos fiscales, a través de los llamados papeles de Panamá. Soria trató de justificarse, y solo se empantanó más. Terminó por dejar no solo el Gobierno sino también su escaño en el Congreso y todo cargo en el Partido Popular. Ahora ha sido recuperado por su «elevada cualificación», sobre todo en comercio exterior y en economía internacional, como ayer justificaba la Comisión de Evaluación, obviando en su nota los motivos de su renuncia este mismo año.

Soria ocupará una de las direcciones ejecutivas alternas, las que comprenden un período de doce meses en un turno que comparte con México, Venezuela y cinco países centroamericanos. Su nombramiento tendrá que ser votado por 189 gobernadores del Banco Mundial, que también tendrán que abordar otros 25 nombres a propuesta de otros tantos estados. Llegará al BM en noviembre, y estará al menos 12 meses. Será la rehabilitación para un puesto de un hombre que llevaba, hasta su dimisión, más de dos décadas vinculado a la cosa pública.