Las argucias de los famosos con las sociedades de profesionales

Sabina, Messi o Jorge Javier Vázquez tienen problemas con Hacienda por usar estas figuras para pagar menos impuestos por sus elevados ingresos


Colpisa

Profesionales que con sus trabajos logran reunir y hacer disfrutar a miles de personas en conciertos, estadios o en las salas de cine y televisión. Sin embargo, ahora también parecen haber despertado el interés de Hacienda, que acumula inspecciones y denuncias por irregularidades en las declaraciones tributarias de estos artistas. En concreto, por la utilización de sociedades instrumentales con el único objetivo de pagar menos impuestos. Así, nombres como Joaquín Sabina, Ana Torroja, Leo Messi o Jorge Javier Vázquez han protagonizado últimamente sonoros pleitos con la Agencia Tributaria. Muchos de estos famosos aprovechan argucias legales para pagar menos impuestos a través de sociedades profesionales que son meramente instrumentales para eludir al Fisco. Pero ¿cómo funcionan? Un cantante, por ejemplo, crea una sociedad sin empleados ni estructura, con un solo administrador y cuya única actividad consiste en facturar a través de ella todos los ingresos generados por los conciertos. De esta forma, los elevados ingresos tributan mediante el Impuesto de Sociedades, cuyo tipo impositivo más elevado es el 30 % (normalmente menos debido a las deducciones) y evitan hacerlo por el IRPF con un gravamen que podría llegar hasta el 56 % en algunas comunidades. Por tanto, consiguen un ahorro en la tributación de más de 25 puntos. Posteriormente estas empresas pueden abonar una pequeña parte de esos ingresos al artista de turno de cara a la declaración de la renta. Sin embargo, Hacienda considera que las sociedades constituidas para facturar ingresos generados por una sola persona suponen una forma de eludir impuestos. Y se ha puesto manos a la obra. En el caso de los futbolistas u otros deportistas, la creación de este tipo de empresas se utilizan para facturar los ingresos por derecho de imagen. «La sociedad recibe el dinero por una campaña publicitaria en la que participe el jugador, tributa menos y luego paga una cantidad infravalorada al futbolista», asegura el secretario general del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo. Sin duda uno de los casos más mediáticos en este sentido es el de Leo Messi, convertido en el primer contribuyente de España al pagar 53 millones de euros a Hacienda el año pasado. Gran parte de esa cantidad se debió a la presentación de declaraciones complementarias (fuera de plazo) de los últimos ejercicios en los que no había declarado los ingresos por derechos de imagen. En esta ocasión, el problema radicaba en que la tributación por estas remuneraciones se realizaron a sociedades en el exterior sin pagar los impuestos sobre la renta. Un retraso que le acarreó, además, una sanción de 3 millones de euros. Mollinedo asegura que, a pesar de la cantidad de casos conocidos últimamente, no hay ninguna orden específica en la Agencia Tributaria para incrementar las inspecciones a este tipo de sociedades de profesionales. De hecho, recuerda que los problemas de los famosos con Hacienda se remontan a tiempos de Lola Flores. Además, insiste en que la mayor parte de las veces se alcanza un acuerdo entre las partes para pagar una multa. Multas y sanciones En el caso de Joaquín Sabina, la Agencia Tributaria le reclamaba 4 millones de euros por una diferencia de criterio en las liquidaciones fiscales de los últimos ejercicios al utilizar este tipo de sociedades. Según el representante del cantante, el artista ya satisfizo el requerimiento. Pero no todos abonan con rapidez esa diferencia de criterio. El presentador Jorge Javier Vázquez se resiste a pagar la sanción de 800.000 euros impuesta por Hacienda al detectar irregularidades en sus declaraciones de 2005, 2006 y 2007. «Hay que diferenciar por un lado las sociedades profesionales que prestan actividades multidisciplinares con abogados, economistas, etc, de las empresas pantalla», explica Valentí Pich, presidente del Consejo General de Colegios de Economistas. El último caso conocido que podría sumarse a esta larga lista es el de Juan Carlos Monedero. El politólogo y fundador de Podemos facturó a través de la sociedad Resistencia Motiva 2 Producciones S.L. los 425.150 pagados por varios gobiernos latinoamericanos (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador) por asesoría para la implantación de una moneda común. El problema, una vez más, está en que dicha sociedad carece de empleados y tiene como administrador único a Monedero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Las argucias de los famosos con las sociedades de profesionales