Javier Marín saldrá del banco en enero, prejubilado con 48 años y ganando 800.000 euros al año


A Javier Marín el puesto como número dos del mayor gigante bancario español apenas le ha durado 20 meses. El 1 de enero tendrá que dejar ese puesto en manos de José Antonio Álvarez. Y a partir de ahí le quedan dos opciones, según los reglamentos internos del banco: o volver a su puesto anterior, como director general, o prejubilarse con solo 48 años, como le permite la entidad. Lo previsible es lo segundo. Sobre todo por las condiciones económicas que se le presentan: cobrará al año 800.000 euros hasta su jubilación. Y a partir de entonces podrá beneficiarse del plan de pensiones del banco, que hasta este año acumulaba 4,3 millones de euros, tras 23 años en la entidad. Es decir, le esperan unos 18 millones de euros en total en compensación. Como para pensárselo. En todo caso, hasta ese 1 de enero el madrileño seguirá en su puesto como consejero delegado.

«Javier Marín ha liderado la transformación comercial del grupo hacia un modelo de gestión más innovador, con el foco en la segmentación y satisfacción de los clientes, y mejorando al mismo tiempo la rentabilidad y eficiencia», apuntó en un comunicado Ana Patricia Botín, que el 15 de septiembre, al asumir el cargo, lo había ratificado.

Este cambio drástico en la cúpula se suma a pequeños movimientos corporativos que ha hecho la presidenta desde que asumió todo el poder. Ha fichado al director financiero de Catalunya Caixa como director de estrategia en Cataluña. Y también a Elena Mesonero, una alta directiva de BNP en España que ahora ocupa el cargo de servicios de seguridad. «Comenzamos así una nueva etapa, reforzando nuestro objetivo de convertirnos en el mejor banco comercial del mundo», añadió Botín en una carta remitida ayer a la plantilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Javier Marín saldrá del banco en enero, prejubilado con 48 años y ganando 800.000 euros al año