Hollande pisa el acelerador de las reformas

El presidente francés anunció cambios en la fiscalidad para beneficiar a los contribuyentes con rentas más bajas e iniciativas para mejorar la financiación de las empresas


Madrid / Colpisa

Francia acelerará la implantación de reformas. Los malos datos macroeconómicos, con dos trimestres consecutivos de crecimiento plano (0 %), y las presiones de Bruselas y del Bundesbank han llevado al Gobierno galo a adelantar algunas medidas con el objetivo de reactivar la economía. En concreto, el presidente, François Hollande, anunció cambios en la fiscalidad para beneficiar a los contribuyentes con rentas más bajas, pero también otras iniciativas para mejorar la financiación de las empresas.

Hollande aseguró, en una entrevista publicada por Le Monde, que en los próximos presupuestos incluirán modificaciones para hacer «más simple y más justo» el baremo del impuesto sobre la renta para los contribuyentes con salarios más modestos. Esta medida trata de compensar la polémica rebaja en las cotizaciones sociales a las empresas aprobada antes del verano. Por otra parte, el presidente francés también expresó su intención de fusionar dos subsidios -la prima por el empleo y la renta de solidaridad activa- para «favorecer la recuperación de un trabajo y mejorar la remuneración de los asalariados precarios».

Por otra parte, Hollande adelantó que en septiembre se presentará un plan para relanzar el sector inmobiliario y un proyecto de ley sobre el poder adquisitivo que pretende aumentar la competencia y reducir los precios de los servicios a los consumidores. «Comportará medidas de simplificación de las normas de urbanismo y adaptará la reglamentación sobre la apertura de las tiendas los domingos», afirmó.

Toque de atención

El anuncio de estas medidas se produce después de que Bruselas pusiera como ejemplo a España y Portugal por el ritmo de sus reformas e, indirectamente, criticase la falta de voluntad de Francia para tomar nuevas medidas. «En las últimas cifras de PIB podemos ver que los países que han perseguido las reformas están experimentando más crecimiento que los países con un ritmo de reformas más lento», aseguró el portavoz de la Comisión Europea, Michael Jennings. Más claro fue el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, que reclamó a Francia que diera «buen ejemplo» con las reformas.

En cualquier caso, el Gobierno francés aprobó antes del verano un plan de ajuste de 40.000 millones en tres años que incluía, además de la rebaja de las cotizaciones sociales para las empresas y que Hollande volvió a defender ayer como necesario para «modernizar la economía mejorando la competitividad y la inversión», la congelación de pensiones y del salario de los funcionarios. La aprobación de estas medidas defendidas por el primer ministro Manuel Valls provocó la división de los socialistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Hollande pisa el acelerador de las reformas