La cuarta generación sin «castromiles»

Son 250 autobuses con sabor tan gallego como el de la familia que los bautizó.


En Galicia va a resultar más fácil adaptarse a pagar en euros sus billetes que acostumbrase a tomar un autobús que no sea de Castromil. Como los barcos, cada autocar tiene un nombre de algún gallego ilustre (Otero Pedrayo, Rosalía de Castro,...). Sus conductores han repartido 450.000 Contos do Castromil entre sus viajeros, cuentos de viaje escritos por Manuel Rivas, Suso de Toro o Xosé Luis Barreiro. Sus dueños fueron los primeros en enrolarse en la Fundación Galicia Empresa, una organización que incentiva el uso del idioma gallego en la economía globalizada. Es la lógica de una compañía que cumple 84 años de historia definiéndose como «gallega, por gallegos y para gallegos». Nació en 1917, fundada por Evaristo Castromil. Su nieto, Javier Castromil, la vendió anteayer a otro gallego emprendedor, Raúl López. Monbus, la nueva propietaria, será la cuarta generación de Castromil sin castromiles en su accionariado. Hasta ahora Castromil se había dedicado a crecer absorbiendo empresas. El nuevo siglo lo está cambiando todo. Estas son las fechas clave de una de las empresas familiares gallegas más populares.1917. Evaristo Castromil Ventureira funda Castromil SA, de la que será su presidente hasta 1933. En 1918 monta su primera línea: Santiago-Pontevedra, un viaje de 2 horas por 7,60 pesetas (0,05 euros).1933. Ramón Castromil Casal, hijo del fundador, asume la presidencia. Tiene 50 autobuses y pondrá líneas con Madrid, Valencia, Barcelona y en Buenos Aires.1977. Ramón Castromil Ventureira (nieto), nuevo presidente. Absorbe Auto Industrial. Entre 1980 y el 2000 comprará también las compañías Alborés, Aguila Sande, Avelino Garrido y Villalón.2001. Javier Castromil Ventureira (nieto), presidente desde 1994, firma la venta de Castromil SA a Monbus.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La cuarta generación sin «castromiles»