Los criadores de Cruces tildan de triunfo poder matar galos en casa

Rocío Perez Ramos
Rocío Ramos LALÍN / LA VOZ

VILA DE CRUCES

MIGUEL SOUTO

Avega, con el único matadero para aves ecológicas, cree que sería mejor bonificar a los productores para garantizar la cadena de frío y el control

11 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque queda por desarrollar y por conocerse la letra pequeña, el Real Decreto aprobado el miércoles por el Consejo de Ministros que flexibiliza la norma europea y permitirá a las granjas artesanales sacrificar a sus animales en casa, fue acogido con entusiasmo por los criadores de galo de curral de Vila de Cruces. El presidente de la agrupación de criadores, Tito Mariño, recibió la noticia con «alegría» argumentando que «é algo polo que levamos loitando moito tempo e para nós e unha marabilla».

Explica que «si podemos vender nun radio de 100 kilómetros iso nos permitiría poder servir a toda Galicia e ir incluso un pouco máis alá». Defiende que «vemos o decreto de marabilla; a ver si nos deixan facelo, suporá modernizar algo e permitiranos ter máis flexibilidade e ir matando a demanda porque no matadoiro non matan todos os días» y los productores esperaban a tener un cierto volumen para realizar el desplazamiento.

Considera que llevar las aves al matadero no supone un gasto excesivo pero «todo suma». Su aspiración es que los criadores «igual co tempo podemos ser autosuficientes» y encargarse de todo el proceso. «Senón gastas por un lado, gastas por outro e o gañabas co galo xa queda no camiño», afirma. Ve también diferencias en la forma de realizar el sacrificio si es en un matadero y si se lleva a cabo de forma artesanal en casa. «Aquí escaldas ti, queda máis bonito e lle fas a presentación que ti queiras». Mariño explica que están sirviendo ya galos que se envían a domicilio envasados al vacío y, en algunos casos, partidos en dos para dos comidas ya que ahora las reuniones familiares son de menos gente. Son ya pedidos para degustar en las fiestas. De cara a Navidad, estudian la posibilidad de realizar alguna actividad el día 20 (el 22 era la Feira de Nadal de Cruces), pero aún está pendiente de la normativa y las exigencias necesarias.