Todos a una contra el aparcamiento creado en Silleda en Condes do Deza

j. b. LALÍN / LA VOZ

SILLEDA

PP, BNG y Contigo cuestionan desde el convenio a la obra ejecutada

19 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ni 24 horas tardaron las fuerzas políticas de la oposición -sumándose también Contigo Silleda, formación sin presencia en la corporación- para cuestionar el reciente abierto aparcamiento gratuito en Condes do Deza. Algunos cargan más contra las obras ejecutadas para habilitar ese espacio, otros contra el convenio suscrito y su duración. Pero esas sesenta nuevas plazas para estacionar -que supondrán un respiro ante la merma que ha supuesto el arranque de la humanización de la calle Progreso- se han convertido en caldo de cultivo para la confrontación política, tras algunas andanadas previas desde que comenzó a gestarse el proyecto hace meses.

Partido Popular

«Chapuza monumental». De esa forma califica el PP el estado final de las obras del aparcamiento en la manzana formada por las calles Morón, Progreso y Condes do Deza. Consideran que no cumple los requisitos mínimos para su uso, con «moi serias deficiencias, tanto en materia de seguridade, como na súa capa de rodadura e na evacuación de pluviais, o que fai que ante as máis mínimas chuvias a maior parte do aparcamento quede absolutamente inutilizable, tal e como xa denunciaron varios veciños». Lamentan que ya el primer día, con unos chubascos, el estacionamiento quedará «asolagado e con grandes fochancas polas que non se podía transitar».

El portavoz de los populares silledenses, Ignacio Maril, incidió ayer en que el aparcamiento se va a convertir en «un auténtico barrizal gran parte do ano e non poderá ser usado polos veciños, salvo que vaian con katiuscas». Alude además a que el firme supone un obstáculo para el acceso de personas con movilidad reducida, «polo que non entendemos que non se reservara ningunha praza para minusválidos na suposta zona de acceso peatonal, que é moi deficiente» y piden adoptar medidas correctoras. El PP también denunció la presencia de alambras en la zona de las columnas del párking y otros elementos peligrosos para los usuarios que el Concello debería haber retirado antes de la apertura.