Marcho que teño que marchar

Javier Guitián
Javier Guitián EN OCASIONES VEO GRELOS

SILLEDA

M.MORALEJO

05 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hay quien critica la forma de hablar de los gallegos. No me refiero al uso de nuestra lengua, que también, sino a la forma de expresarnos, nuestras preguntas, respuestas, etcétera. Será que soy de aquí, pero creo que simplemente no somos falabaratos y que nos expresamos con tino y con juicio. Les pondré unos ejemplos para aclararlo.

Hace ya unos años, pretendíamos utilizar una parcela para un trabajo de campo cerca de Silleda, al parecer propiedad de un tal Secundino. Para pedir permiso nos dirigimos a la cantina del pueblo donde encontramos un hombre sentado en un banco de piedra: «Queríamos hablar con Secundino», le dijimos, y el hombre respondió: «¿Quiénes son ustedes que preguntan por Secundino y yo no los conozco?» Le explicamos que éramos de la Universidad de Santiago de Compostela y que queríamos pedir autorización para trabajar en un prado que era de un tal Secundino. «Vale -dijo- pues yo soy Secundino».

Ya ha pasado el tiempo unos colegas de la Universidad de Oviedo estudiaron las plantas de los acantilados de la zona de Estaca de Bares. Pues bien, uno de los días se despistaron entre las numerosas pistas y al ver a un paisano caminando le hicieron la siguiente pregunta: ¿Esta pista va hasta el mar? Y el buen hombre les respondió: «¿A qué mar?»