Carboeiro


El inicio de obras de mantenimiento -nunca mejor dicho porque son para que no se caiga- en el monasterio de Carboeiro será pronto. Es una partida económica que da para poco pero con mucho de simbólico y que sirve de puente hacia lo que importa y no se debe despistar como objetivo: el plan director para el monasterio.

Sobre el monasterio se hicieron muchas chapuzas y luego obras de verdad que eliminaron chapuzas. Incluso se repitieron más malas gestiones y en casos todavía perduran sus flecos. Pero Silleda y la zona tienen memoria de que el monasterio estaba medio caído y del entusiasmo de Amigos do Mosteiro, algunos regidores y algunas administraciones propiciaron mantener viva esa llama cultural imprescindible y pasos importantes para llegar a donde estamos.Hubo ya un plan director que vivió las primeras inversiones para el estudio y consolidación, con aquellos equipos punteros que inyectaron muros que se caían y ya son sólidos, entre otras acciones claves. Pero se diluyó la presión y volvió el deterioro estructural.

Llega la hora de volver a actuar y hacerlo sin demora ni resquicio. Primero la partida de urgencias, necesaria, pero de acción puntual. Luego el plan director que debe niquelarlo con programa fijo de inversiones y actuaciones, como indicó desde Cultura el lalinense Román Rodríguez, ajustada en el proceso a las urgencias. El alcalde, Manuel Cuíña, levantó la voz por poca inversión, pero sonó a hacer palanca de presión en lo que importa, el plan director y a que tiene el concepto bien cogido. Y eso es bueno porque por ahí debe ir la gran batalla que salve esta joya gallega.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Carboeiro