Dani Méndez: «Hay tantas expectativas en el club que parezco venir del Manchester»

LALÍN

El delantero optó por una categoría inferior, en el Piloño, ante la dificultad para compaginar el fútbol y su reciente paternidad

21 feb 2018 . Actualizado a las 12:33 h.

Con el mercado de invierno ya superado en otras categorías, en el Piloño de Primera Autonómica encontraron un inesperado refuerzo para afrontar el tramo final de liga. El delantero Dani Méndez (Lalín, 1986) se incorporaba la pasada semana a la plantilla cruceña tras abandonar la disciplina del Arzúa de Preferente Norte. El futbolista confía en las opciones de su nuevo club de pelear por el ascenso de categoría. Su debut no pudo ser más positivo, marcando el gol del empate, que dedicó a su hijo, Marco.

-Primera pregunta resulta obligada, ¿por qué dejó el Arzúa?

-La única razón es que acabó de ser padre recientemente y estaba resultando muy complicado ir hasta Arzúa con el ritmo de entrenamientos y competición que tiene el club. Un niño resta tiempo, también dificulta el descanso y estaba resultando difícil compaginar todo. Decidí comentarlo porque no podía seguir compitiendo a ese nivel y tanto el entrenador como directiva del Arzúa lo entendieron perfectamente.

-Y una vez conseguida la carta de libertad, aterrizaje exprés en tierras cruceñas.

-Sí. Me puse en contacto con Julio -el entrenador del Piloño- al que conozco desde hace tiempo y me incorporé de inmediato.

-Apenas lleva una semana, ¿cómo fue su adaptación?

-Bien, muy bien. La verdad es que la adaptación ha sido perfecta, hay muy buen ambiente en el vestuario y en el seno del club, es impresionante y sin duda que las opciones de ascender aportan un extra de motivación y esfuerzo de todos.

-Con muchos integrantes de la plantilla ya compartió vestuario en su etapa en el CD Lalín.

-Son varios con los que ya jugué antes como Maceiro, Imanol, López, Marc, Romero o Zequi. Parece casi como volver a casa, aunque con otros colores.

-La facilidad goleadora le define. ¿Cómo estaba resultando su temporada ante la portería rival?

-Este año no estaba teniendo mucho acierto. Solo llevaba tres goles con el Arzúa cuando en la liga pasada fueron dieciocho y veinte en la anterior. En el fútbol hay rachas y no esta siendo muy buena.

-¿Era titular en el Arzúa?

-Me perdí las tres primeras jornadas porque durante la pretemporada me había roto una costilla en un encuentro con el Tordoia, precisamente uno de los rivales del Piloño en Primera. Después hubo dos o tres partidos donde salí desde el banquillo para ir entrando en la dinámica de juego. Creo que de veinte partidos fue titular en quince. Tuve protagonismo y Montoto siempre confió en mí, desde el primer momento que demandó mi fichaje.

-Ese primer tanto con el Piloño supongo que fue especial.

-Sabe bien. Pero es que hay tantas expectativas en el club que parece que vengo de Manchester y solo lo hago del Arzúa, solo una categoría por encima (Ríe).