«Mi padre fue el pionero, el que implantó el merengue y la salsa»

Rocío Perez Ramos
Rocío Ramos LALÍN / LA VOZ

LALÍN

El talento innato de Julio González que «vivió para la música y su familia» sigue vivo en sus composiciones

07 jun 2016 . Actualizado a las 09:22 h.

Isabel González Novoa vivió desde pequeña rodeada de música. Su padre, Julio González, fundó en 1961 la Orquesta Caracas, pero desde muy niño, la música fue siempre su gran pasión. Isabel explica que «mis padres emigraron a Venezuela y allí mi padre ya tocaba en la Banda de la Policía y en cabarets y salas de fiesta» con un grupo de gallegos.

De vuelta a Lalín quiso dar a conocer los ritmos que se tocaban al otro lado del Atlántico y que aunque en España se conocían, cuenta su hija Isabel, «aquí no había formaciones que ofrecieran esos estilos». Señala que «mi padre fue el pionero en implantar esos temas de merengue y salsa». Su padre vio en ellos una oportunidad para diferenciarse y pronto la orquesta Caracas empezó a causar sensación allá donde iba. Isabel González explica que «todos los miércoles del año ensayaban en el bajo durante horas, aquello era una verbena, lo s vecinos lo tenían también como una fiesta». Cuenta que «mi padre era muy meticuloso, quería que todo saliera perfecto y podían estar ensayando cuatro o cinco horas». Comenta que «yo me iba a escondidas y estaba con ellos».

Recuerda los veranos, las fiestas a las que iba con su madre a oír tocar a la orquesta «y yo delante del palco presumiendo de padre». Un verano también se subió al escenario. «Vino a verme a una actuación en el colegio María Inmaculada de Silleda, yo tenía muy buena voz y me llevó a cantar con ellos. Cantaba María Isabel y Gibraltareña y recuerdo cada detalle incluido lo que llevaba puesto una faldita gris con un chaleco gris con volantitos por delante y una camisa amarilla» que le hicieron para la ocasión. «Fue una época preciosa», apunta.