Una estradense en la cima de la parrilla

Ana Machado será la única mujer en la selección gallega para el campeonato nacional de maestros parrilleros


a estrada / la voz

Se llama Ana Machado Correa, llegó a la parrillada del Restaurante Regatos de A Estrada «por una carambola» y esta semana se batirá en duelo con 14 parrilleros gallegos para entrar en la final del Campeonato de maestros parrilleros de España.

De madre estradense y padre portugués, hace dos décadas y pico que Ana dejó el País Vasco para buscarse la vida en su patria materna. La cocina le gustó siempre, pero el destino la llevó primero por otras ramas profesionales. Currante de vocación, Ana ejerció profesiones tan variopintas como la costura, la limpieza de inmuebles, el cuidado de ancianos o el reciclaje de tintas.

En la hostelería se metió de la mano de su amigo Jaume García (Velis Nolis), que la puso en contacto con los propietarios de A pequena taberna, que buscaban una cocinera para la preparación de tapas. Entonces Ana compatibilizaba ese trabajo con la limpieza de coches en la gasolinera de Lagartóns, a la que está vinculada el restaurante Regatos. «Necesitaban gente en el restaurante y me invitaron a probar en la cocina», explica. Lo hizo con gusto y pronto demostró sus mañas. Eso fue hace casi cuatro años. El tema de parrillera es más reciente. «Todo se lo debo a Manolito Tato, que es un tipo muy grande y un grande de la parrilla. Es un apasionado de la cocina y especialista en el asado de cerdos enteros. Tiene muy buena mano con las brasas y me enseñó todo lo que sé», confiesa agradecida. Con las lecciones de Tato y un poco de respeto metido en el cuerpo se puso Ana al frente de la parrillada de la brasería Regatos hace cosa de un año y tres meses. «Me ponía mucho respeto porque se trabaja de cara al público. Tienes que ser extremadamente curiosa porque ahí no hay trampa ni cartón. Todo se ve», explica. «Tenía miedo de que me pudiera la presión de estar siendo observada, porque yo soy muy tímida. Además, soy mujer y este es un mundo muy masculino, así que esperaba ser mirada con lupa. Pero no. Tengo que tener los cinco sentidos puestos en el fuego. Muchos fines de semana trabajamos para un aforo de ochenta personas al completo, así que he conseguido abstraerme por completo», cuenta. «Muchas mujeres se alegran de que me haya hecho hueco en un mundo más bien masculino, por el tema de la igualdad. La verdad es que en esta empresa, tanto en el restaurante como en la gasolinera se apuesta por la igualdad. En la estación de servicio hay camioneras y en el restaurante la jefa de cocina también es una mujer», explica.

La estradense fue invitada por una firma vasca que le suministra carnes a la parrillada Regatos para medirse con otros 14 domadores de brasas gallegos. En principio se lo pensó. «Llevo monstruos al lado. Gente que lleva en la parrilla toda la vida. Yo a su lado soy una novata», dice. «Pero lo que me pareció fue una oportunidad interesante para aprender de los mejores. Decidí ir solo por aprender, pero luego, una vez puestos, me decidí a apuntarme para participar. No aspiro a ganar, pero sí a aprender todo lo que pueda y a seguir mejorando. Terminaré ganando algún año», comenta optimista.

Misma parrilla, igual carbón

El concurso será el jueves en la Alameda de Santiago. Los 15 participantes prepararán una chuleta de vaca premium Okelan utilizando las mismas parrillas y el mismo carbón. Un jurado decidirá cuál es la mejor. Se valorarán la presentación, el punto de cocción, el punto de sal y el sabor.

Los auténticos carnívoros saben que entre una chuleta y otra parecida puede haber un abismo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Una estradense en la cima de la parrilla