Miguel Pereiras participará en el Campeonato de España Norte de Culturismo

Javier Benito
javier benito A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

miguel souto

Tras lograr el título gallego en el 2011 busca de nuevo ser competitivo pero sin marcarse un objetivo

04 may 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Hablar de Miguel Pereira es hablar del deportista total. Casi una adicción, eso sí, sana. Futbolista en diversos equipos, culturista, cinturón negro de kick boxing, técnico de esta disciplina y de boxeo, yudoca, especialista en fitness,... y responsable desde hace cuatro años al frente de Pro-fitness en A Estrada, de entrenamiento personal y nutrición deportiva. La preparación de la estradense Dori Carbia para acudir a dos competiciones de culturismo le llevó hace algo más de un mes a tomar la decisión de regresar tras ser campeón gallego y del norte de España por la IFBB en el 2011. «Decidí participar sobre la marcha», asegura ayer respecto a su presencia este domingo en el Campeonato de España Norte en Logroño.

«Dori todavía no conoce a gente de este mundo, iba a ir sola a Logroño así que me animé a buscar el punto de forma adecuada para acudir yo también», apuntaba Miguel Pereira. Solo había competido en el 2011 a los 33 años, aunque había comenzado en el mundo de los gimnasios y las pesas con dieciocho. «Me picó el gusanillo y decidí acudir al gallego y al nacional norte y los gané». Entonces lo hizo en culturismo con un peso de 70 kilos. Ahora se pasa a la modalidad Men´s Physique, aunque todavía no sabe si se determinará la distribución de participantes en función del tallaje -está en 1,78 metros- o por edad, donde quedaría encuadrado en la categoría máster a sus 40 años.

¿Qué diferencia su participación del 2011 respecto a la del 2018? Así lo explica Miguel Pereira: «En culturismo se busca simetría, tamaño muscular definido extremo, estar muy seco, mientras en Men´s Physique también debe haber una buena definición pero no tanta, con un físico más atlético, con los músculos marcados por no tanto volumen como en culturismo». El entrenador y deportista estradense confía en ser competitivo en Logroño, acudiendo con muchas ganas e ilusión después de siete años sin acudir a este tipo de torneo. No le costó excesivo esfuerzo prepararse porque ya tiene una base excelente por su preparación física y con pesas. Ni siquiera está recurriendo a ejecutar ejercicios de cardio, manteniendo sus cinco entrenamientos a la semana de media hora, muy explosivos e intensos, y ajustando después peso con la alimentación.