Un estradense tras el mapa del covid

rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

DEZA

Xaime Cortizo

Ángel Miramontes encabeza el proyecto que analiza la incidencia territorial de la pandemia y su evolución con la llegada de la vacuna

27 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No hay gallego que no haya consultado en los últimos meses el mapa del covid. La pandemia ha fomentado la revisión diaria de la incidencia por localidades, con la esperanza de ver doblegada la curva de contagios o relajadas las restricciones sanitarias.

Sin embargo, tras esa foto fija del día a día hay una cartografía mucho más compleja que explica por qué el virus se desboca en determinadas zonas o por qué se mantiene a raya en otras. Y es en esa cartografía de riesgo en la que hay un estradense que ha tenido un papel fundamental. Se llama Ángel Miramontes Carballada y lleva más de una década trabajando en la Universidade de Santiago de Compostela (USC).

Desde que se doctoró en el 2009, Miramontes ha ejercido la docencia y la investigación tanto en la USC como en las universidades de Porto, Valencia y León. En la actualidad es profesor en la facultad de Xeografía e Historia de la USC, donde imparte clases en las áreas de Ordenación e Desenvolvemento do Territorio, Xeografía Económica y Sistemas de Información Xeográfica. Además, es director de la Fundación Centro de Estudos Eurorrexionais Galicia-Norte de Portugal (CEER) e investigador del Instituto Universitario de Estudos e Desenvolvemento de Galicia (Idega), dependiente de la USC.

De la mano de este Instituto, Miramontes ha formado parte, como investigador principal, de un grupo interdisciplinar que ha creado una cartografía del riesgo de covid-19 en los espacios urbanos y rurales de Galicia.

Esta iniciativa, que contó con casi 71.000 euros de financiación, fue uno de los ocho proyectos innovadores seleccionados en la convocatoria realizada por la Xunta en marzo del 2020 para buscar herramientas y soluciones para luchar contra la pandemia.

«O obxectivo era saber onde había máis risco de contaxio e por que. O dato é bo e necesario. Está ben saber que un concello está en vermello, pero hai que saber por que. Cruzando milleiros de datos pódese saber por que o virus ten máis incidencia nunha zona ca noutra. Agora sería unha evidencia, pero nos inicios os datos xa apuntaron ás residencias de maiores como un dos focos de risco, aos barrios cunha estrutura demográfica envellecida ou aos movementos pendulares aos polígonos industriais. Son cousas agora obvias que antes non o eran», explica Miramontes. Esos datos vitales fueron proporcionados durante meses al Sergas para ayudar en la toma de decisiones de los expertos y ahora se analizarán en profundidad para conocer cómo se fue comportando territorialmente la pandemia y por que. «Algunhas cousas quedaron claras, outras non tanto», dice el estradense.

El proyecto estudió la propagación del covid, desvelando donde se localizaban los principales focos de contagio, con qué factores territoriales se relacionaban y cuáles eran los espacios clave de actuación para frenar la propagación, además de identificar los patrones observados.

La cartografía de riesgo ayudó en las decisiones tomadas para frenar el virus, intentando adelantarse a los rebrotes. Además, como proyecto vivo, se fue enriqueciendo con el tiempo con la introducción de nuevas variables, como los datos de vacunación, que permiten analizar la incidencia territorial en la llegada de la vacuna y el cierre de la situación de pandemia.