El Lalinense afronta como favorito el choque ante un devaluado Bueu Atlético


Los duelos de rivalidad entre el Lalinense y el Bueu Atlético pertenecen ya a la historia de ambos clubes. Esta temporada los dos equipos marchan por caminos muy diferentes. Mientras los rojinegros siguen con opciones en la pelea por una plaza de fase de ascenso su rival de hoy se quedó hace tiempo sin objetivos en la clasificación general, más allá de lograr el mayor número de victorias posibles. Para el conjunto que entrena Pablo Cacheda se trata de una final más, ya solo quedan tres, en ese combate cuerpo a cuerpo frente al Xiria por la segunda plaza al final de liga.

El duelo en la cancha del Bueu Atlético comenzará a las 19.00 horas. Los rojinegros podrán saber cómo marcha el resultado para los de Carballo, que comenzarán su duelo en casa del Rasoeiro a las 18.00 horas. El Xiria no debería tener dificultades para ganar a un conjunto que, en la primera parte sobre todo, puso en ciertos apuros al Lalinense en el Arena la pasada semana. Deberían tener un mal día y salirle redondo al Rasoeiro para que saltase la sorpresa. Los números a ese respecto son demoledores: 22 victorias del Xiria por solo 5 del Rasoeiro, con 35 puntos de diferencia en la tabla clasificatoria.

Los rojinegros también parten con más opciones en principio que el Bueu Atlético, aunque en su caso está noveno en la tabla, con diez triunfos por los veintidós que atesora el Lalinense, donde será baja al menos Aser. Pablo Cacheda apela siempre ante este tipo de partidos a evitar relajarse, saltando desde el primer minuto con la máxima intensidad y concentración para evitar sorpresas, además de no dar opciones al rival para que pueda creer en un triunfo final. Necesitan los dos puntos para alargar sus opciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Lalinense afronta como favorito el choque ante un devaluado Bueu Atlético