El Bernabéu necesita reconciliarse con Europa

Óscar Bellot COLPISA

CHAMPIONS

Emilio Naranjo | efe

El Real Madrid, que no gana como local en Champions desde hace más de un año, busca ante el Galatasaray un triunfo que le dejaría francos los octavos

05 nov 2019 . Actualizado a las 18:07 h.

El Santiago Bernabéu ansía volver a ver ganar a su equipo en la Liga de Campeones. La hinchada del Real Madrid no disfruta de un triunfo de los blancos en el coliseo de Chamartín desde el 23 de octubre del 2018, cuando el conjunto que por entonces tutelaba Julen Lopetegui doblegó al Viktoria Pilsen en el penúltimo encuentro del guipuzcoano antes de que aquel sañudo comunicado diera cuenta de su despido tras la goleada en el clásico del Camp Nou. A partir de aquel momento, dos derrotas y un empate. Palabras mayores para una escuadra que venía de tiranizar Europa. Recuperar ante el Galatasaray el brío perdido dejaría ahora francos los octavos para el cuadro de Zinedine Zidane después de un pésimo inicio que le situó al borde del abismo con la debacle frente al PSG y las tablas contra el Brujas pero del que se alejó apaciguando el infierno de Estambul con el gol de Kroos que evitó una crisis de mayúsculas proporciones.

Titubeando también en la Liga tras un empate ante el Betis que le impidió asaltar el liderato en solitario, el trece veces rey de Europa retorna a su competición predilecta con el reto de encauzar casi de modo definitivo el pase a una ronda a la que no falta desde que se instauró el actual modelo de la Champions 24 campañas atrás. Superar de nuevo al Galatasaray le permitiría acabar con cualquier opción del cuadro otomano y abriría incluso la posibilidad de certificar el boleto en la visita del PSG al templo La Castellana el 26 de noviembre dependiendo de la suerte que corra el Brujas ante los parisinos este miércoles en el Parque de los Príncipes.

Son las cuentas que maneja Zidane, un auténtico seguro de vida en el torneo que ha conquistado en tres ocasiones y en el que acredita once triunfos, cuatro empates y una única derrota como local, la sufrida ante la Juventus (1-3) en la vuelta de cuartos de la campaña 2017-2018 que convertiría en irrelevante el gol de penalti de Cristiano en las postrimerías del choque gracias al 0-3 de la ida.