El médico de Xunqueira de Ambía fue campeón de España de ciclocrós

DEPORTES

Santi M. Amil

Iván Feijoo inicia su residencia de especialidad en un centro de salud rural

05 jun 2024 . Actualizado a las 04:29 h.

El mes de mayo fue clave en el calendario de Iván Feijoo Alberte (Allariz, 1999). Tras aprobar el pasado enero el exigente examen del mir, este joven licenciado en Medicina tenía la intención de continuar su formación en la especialidad de Familia. Y a la postre lo consiguió. Eso sí, mientras tanto aprovechó para ganar la carrera ciclista de la Transgalaica —en distancia Maratón— y, el pasado fin de semana, el BTT de Maceda, donde se formó con la Escuela José Antonio Hermida, hasta llegar a la selección nacional. Así, el joven médico residente de Xunqueira de Ambía incluso ha sido campeón estatal a lomos de una bicicleta de montaña.

«Finalmente fui el primero en elegir entre las plazas de médico de familia y sí tenía un poco pensado decantarme por un consultorio rural, como había hablado antes con mi jefa de estudios y con mi tutor. Estos centros de salud no están tan masificados como en las ciudades y te permiten tomar más tiempo en la exploración y en los análisis del paciente. Además, ya había realizado las prácticas de la carrera en Xunqueira de Ambía, así que era un sitio que conocía bien. En las instalaciones más grandes hay más burocracia, pero ese es un tema que también me tocará más adelante», aclara Iván tras sus primeras jornadas en un centro de salud en el que reconoce sentirse cómodo.

Además, todavía alternó las jornadas de trabajo con cursos de diversa índole en el hospital ourensano, antes de un verano que espera ajetreado pero encara con ilusión: «En junio y julio voy a ir más regularmente a Xunqueira. A algunos pacientes ya los conocía, pero me siento encantado con el trato personal con ellos y con la satisfacción de poder ayudarles en los problemas que me plantean. También quiero acumular experiencia en las exploraciones y utilizar todos los medios a nuestro alcance, como en el caso de las ecografías, algo que me interesa mucho con vistas a mi futuro profesional».

En el mes de agosto regresará a la rotación del hospital, también con un trabajo para el que se muestra muy receptivo: «En ese momento comenzaremos a alternar con las distintas especialidades. Al fin y al cabo, un médico de familia tiene que ser capaz de identificar distintas patologías, sin olvidar que también estaremos listos para las labores típicas de Urgencias».

A Iván se le nota motivado e incluso con ansias de poner en práctica todo lo que estudió durante sus viajes con el Academia Postal Abanca Maceda o con la selección española, en cuyas convocatorias fue un fijo en las categorías inferiores.

Con todo, en las semanas de espera antes de conocer su nuevo destino como residente, aprovechó para soltar las piernas: «Fueron muchos días de estudio y de tensión antes del examen pero sigo en buena forma física. En el club siempre soy bien recibido para entrenarme y mi idea sigue siendo salir a competir en alguna carrera suelta en esos fines de semana que tenga libres, porque algunos me tocarán de guardia».

Sin embargo, deja atrás picos de rendimiento que lo llevaron a ser el mejor biker de España en su rango de edad, con varios títulos de campeón nacional y con logros tan destacados como el tercer puesto en la prueba de Copa del Mundo en la localidad checa de Tabor o una sexta posición en la lucha por el cetro intercontinental de ciclocrós. Pese a que un virus recortó su trayectoria deportiva —al tiempo que aceleraba sus estudios—, no será raro seguir viéndolo por las carreteras y pistas de Ourense pedaleando a buen ritmo, para inscribirse en esas pruebas que le encajen en sus días de ocio.

Fue el cambio de etapa de un brillante deportista convertido ya en joven galeno: «Ahora está claro que lo más importante para mí es la medicina y en eso conservaré mis esfuerzos. El ciclismo pasa a ser una afición y un deporte que me deja muchos amigos y buenos recuerdos de mi época más competitiva», reconoce. el alaricano.