Bonucci, Chiellini y nueve más

DEPORTES

ANDY RAIN

Roberto Mancini urdió el plan del resurgimiento italiano a partir de los inoxidables centrales

12 jul 2021 . Actualizado a las 00:51 h.

De los futbolistas que levantaron la Eurocopa en Wembley solo quedan dos supervivientes del histórico catenaccio italiano. Leonardo Bonucci (34 años) y Giorgio Chiellini (36) son los últimos eslabones del fútbol tosco, rácano e irritante que practicó la Azzurra hasta que Roberto Mancini cogió el timón. Lo hizo en mayo del 2018, poco meses después de que Suecia los sonrojara en la repesca de la fase de clasificación para el Mundial de Rusia, para reconvertir a la selección en un equipo vivo y con una enorme riqueza de recursos. Y lo hizo sobre las cenizas de la vieja Italia. Sin perder la esencia. Por eso las primeras piedras de su nuevo proyecto fueron los inoxidables centrales del Juventus. Bonucci y Chiellini entendieron enseguida el nuevo método y no solo supieron adaptarse, sino que además son las piezas más fiables del engranaje. Rara vez fallan. Ambos se marcaron un partidazo en la gran batalla de la Eurocopa. Ante Inglaterra y en su santuario, lo que enaltece todavía más su hazaña.

Sino el mejor, Bonucci fue uno de los destacados del encuentro. En defensa apenas cometió fallos y además fue el autor del tanto que llevó el partido a la prórroga. Le cayó el balón en una posición franca después de un enorme jaleo en el área en el que también tuvo mucho que ver su inseparable compañero de batallas, Chiellini, que le ganó la pugna a Rice y facilitó todo lo que vino después. Tras Donnarumma, Leonardo Bonucci fue el jugador del combinado transalpino que más minutos estuvo sobre el terreno de juego en esta Eurocopa. Un total de 675. Mancini únicamente prescindió de él en el segundo período del tercer y último partido de la fase de grupos, ante Gales, cuando Italia ya tenía a buen recaudo el billete para los octavos de final. De acuerdo con las estadísticas de la UEFA, acabó el campeonato con solo 2 faltas cometidas, un 89 % de precisión en el pase, 26 balones recuperados y algo más de 66 kilómetros recorridos. Un tarjeta sublime para un futbolista que camina hacia el ocaso de su carrera.

Un buen ramo de elogios merece también Giorgio Chiellini. Por su actuación y capacidad de mando sobre el terreno de juego. Lo que se pide a un capitán. El otro central juventino, que se perdió dos partidos por sanción, se va de esta Eurocopa con 444 minutos, 5 faltas cometidas, 38 recuperaciones y un 90 % de acierto en el pase.