Rafa Nadal y los otros grandes récords del deporte

La hazaña del balear ya está a la altura de las de otros mitos de la historia


Muy pocos deportistas logran inmortalizar su nombre. Nadal es uno de ellos. Sus doce Roland Garros, aún con la posibilidad de ampliarlos, le colocan junto a un grupo de privilegiados de récord.

NADIA COMANECI

La gimnasta perfecta. Su medalla de oro en Montreal con un 10 de calificación a los 14 años convierten a la rumana en una gimnasta irrepetible. Fue la primera y única vez en la historia de los Juegos modernos que alguien ha alcanzado una puntuación perfecta.

USAIN BOLT

Talento, disciplina y «show». Once oros mundiales, ocho oros olímpicos y tres récords mundiales. Pero el espectáculo de Bolt duraba mucho más que los 9,58 segundos en los que corrió los 100 metros en el 2009. «El atletismo se ha quedado huérfano desde su retirada. Su historia no es solo la de la lucha del ser humano contra sus propios límites, sino que además era ese espectáculo que le convirtió en la auténtica vedette del atletismo, que no se ha sido capaz de suplir su ausencia», explica Isidoro Hornillos, presidente de la Federación Galega de Atletismo.

PELÉ

Triplete mundialista. Ni Maradona ni Messi ni ningún otro lograron lo que el brasileño. Tres títulos mundiales con su selección. Eso, además de conservar la marca de ser el jugador con más goles anotados a lo largo de su carrera.

MICHAEL JORDAN

Tirano y perfecto. Seis títulos de campeón de la NBA y seis veces MVP en la final, doble campeón olímpico e infinidad de récords para el mejor jugador de la historia del baloncesto, un trono que nadie se atreve a discutirle. Una de las figuras más importantes del deporte del siglo XX, pero también un carácter despótico con sus compañeros y rivales. Deportista y fenómeno global.

WILT CHAMBERLAIN

Cambiando las normas. Sigue siendo el único jugador de la NBA en lograr 100 puntos en un partido o capturar 55 rebotes. Pero su dominio absoluto en los dos lados de la cancha obligó a cambiar algunas normas del juego, como la de que un lanzador de tiros libres pudiese recoger su propio rebote antes de que el balón tocase el aro o la ampliación de la zona en la que se castigan los tres segundos.

ROD LAVER

El primer todoterreno. Ganador dos veces del Grand Slam en un mismo año —Australia, Roland Garros, Wimbledon y US Open—, una como amateur y otra como profesional. «Él fue el primer tenista versátil. Antes, los jugadores eran, sobre todo, especialistas en superficies. Los australianos en hierba, otros en tierra...», explica Álex Corretja. «Ya no hay jugadores tan marcados de tierra o de dura. Laver fue un adelantado a su tiempo. Demostró que era capaz de adaptarse a cualquier superficie», analiza el extenista español, doble finalista de Roland Garros.

LINDSEY VONN

Récord de victorias. La americana, triple medallista olímpica (oro en Vancouver), siete preseas en el Mundial, es la esquiadora con más triunfos en la historia de la Copa del Mundo de esquí alpino. Con innumerables operaciones encima, siempre regresó al máximo nivel para acabar forjando una de las carreras más exitosas del deporte.

jACK NICKLAUS

Del campo a la cartera. Para muchos, el mejor golfista de la historia. Nadie tiene una vitrina de títulos mayor que él con 18 majors. «Por su determinación, por no conformarse, por buscar la perfección permanentemente, por la humildad para querer mejorar todos los días y por lo que unos llaman corazón, y yo digo también estómago para aguantar la presión. La diferencia entre un gran campeón y uno que no lo es, es que el gran campeón disfruta con la adrenalina, le da un plus», explica Manuel Piñero, excampeón de la Copa del Mundo de golf. Una curiosidad: el Banco de Escocia estampó su rostro en el billete de 5 libras.

MICHAEL PHELPS

El que más brilla. Nadie ha ganado más medallas que él en unos Juegos. En total, el americano acumuló 28 preseas, 23 de ellas de oro durante las citas de Atenas, Pekín, Londres y Río. El considerado mejor nadador de todos los tiempos sumó 79 medallas en grandes eventos durante su carrera.

MUHAMMAD ALI

Talento y política. Campeón de los pesos pesados cuatro veces y oro olímpico en Roma en 1960. Llegaron otros al ring, pero Ali sigue estando un escalón por encima del resto. Su mística es eterna, en parte por su legado político. Defensor de las luchas de los afroamericanos y del islam en la racista sociedad estadounidense de los sesenta.

MIGUEL INDURAIN

Cinco veces campeón. Cinco veces ganador del Tour de Francia. Las mismas veces que Anquetil, Merckx e Hinault. Pero el navarro ha sido el único en conseguir la hazaña de lograrlos de manera consecutiva. Suma dos Giros a su palmarés.

El golf, el ciclismo y el motociclismo todavía cuentan con leyendas en competición

Siguen en activo, pero saben que les espera un hueco en la historia. Como sucede con el actual trío de dominadores en el tenis, otros deportes disfrutan de los últimos años de futuras leyendas.

PETER SAGAN

El eterno verde en París. No es solo que el eslovaco comparta el honor de ser el ciclista que más veces se ha proclamado campeón del mundo —en tres ocasiones—, Sagan tiene además la impresionante marca de lograr vestirse siete veces de verde en París. Pero sus méritos son también a nivel de márketing como destaca Evaristo Portela, director del equipo ciclista Froiz: «No solo es un superclase que ha sabido sacar partido a su dominio de la bicicleta, también es un corredor rentable. Vende muchísimo, por algo es el mejor pagado».

VALENTINO ROSSI

El doctor revolucionario. Rossi acumula nueve títulos mundiales y, pese a continuar en activo con 41 años, ya es historia del motociclismo. Fino y limpio en su estilo, será recordado por su plasticidad y por haber sido capaz de adaptarse con éxito de los 500 centímetros cúbicos a las actuales motoGP. Y por su valentía. El italiano decidió cambiar de Honda a Yamaha probando que su superioridad no era fruto de su montura.

TIGER WOODS

Más allá del golf. Un talento precoz que, pese al martirio de las lesiones, transformó el golf desde 1997. Tiene 15 grandes, a tres del registro de Jack Nicklaus.

Nadal ataca su registro imposible

Paulo Alonso

Los 12 Roland Garros del español ya suponen una de las marcas más difíciles de batir en el futuro

Recién derrotado en los cuartos de final de Roma por un cualquiera, abatido tras caer ante Diego Schwartzman, Rafa Nadal (Manacor, 1986) dejó una reflexión cierta e inquietante solo unos días antes de que mañana, por fin, inicie su enésimo viaje hacia lo desconocido en Roland Garros. «El tiempo es limitado, pero voy a hacer lo posible para darme oportunidades». El campeón no hablaba de ampliar el más increíble de sus récords, uno de los grandes hitos de la historia del deporte, sus 12 títulos en París, sino de su falta de rodaje, apenas con tres partidos en las piernas antes de regresar a la Philippe Chatrier, la pista central, ahora cubierta, después de que la pandemia pusiese patas arriba el calendario, con la gran cita de la tierra batida, su superficie favorita, ahora saludando la llegada del otoño y no cerrando casi la primavera como marca la liturgia del tenis.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Rafa Nadal y los otros grandes récords del deporte