Antonio Pérez Caínzos: «La educación influye en cómo juegas»

DEPORTES

Abraldes

Vuelve a subirse al tren de la ACB tras su paso como analista de la federación china

10 ago 2020 . Actualizado a las 17:50 h.

Antonio Pérez Caínzos (Ferrol, 1974) ha pasado por los banquillos de todas la categorías del baloncesto nacional y parte del extranjero. De EBA hasta ACB, pasando por Asia y una breve —pero intensa— experiencia empotrado a George Karl cuando era entrenador de Denver Nuggets. «Un regalo que me ha hecho el baloncesto», asegura. Su sitio está ahora en Sevilla, ciudad a la que llega para una nueva etapa como entrenador ayudante en la Liga Endesa en el banquillo del Betis.

—Me imagino que contento.

—Sí, contento. Porque es trabajo en una de las mejores ligas de Europa, en un buen club y una ciudad muy bonita.

—¿Cómo surge la posibilidad?

—Los jugadores se mueven mucho por agentes, pero los entrenadores bastante menos. Es más con quién has trabajado, el impacto que has dejado en los clubes en los que has estado, los jugadores que has entrenado o los resultados que has obtenido. El club quería potenciar el staff buscando una persona que enriqueciese y aportase valor al cuerpo técnico y al club para seguir creciendo. Asier Alonso es el secretario técnico con Juanma Rodríguez de director deportivo y después de unas entrevistas sale para adelante. Hablé con Curro, el entrenador, y todo sale para delante.Estoy muy agradecido por la confianza, tanto a Curro como a la dirección deportiva. Listo para empezar hoy.

—¿Cuál será el objetivo?

—El club es consciente de que a nivel de presupuesto estamos en la clase media-baja de la Liga. Quiere crecer, quiere hacer bien las cosas, está construyendo una ciudad deportiva de fútbol y baloncesto en el sur de la ciudad. Hay un proyecto a medio-largo plazo de crecimiento. Hay ambición. El objetivo es mejorar lo que se hizo el año pasado. El curso anterior, después de un descenso y un ascenso, el objetivo era consolidarse en la categoría y este año se intentará mejorar.

—Del Caja San Fernando al Real Betis. ¿Qué supone tener un equipo de fútbol detrás?

—Todavía no tengo el conocimiento para opinar. Las estructura del club se baloncesto se ha mantenido: un presidente, una dirección general de baloncesto, una dirección deportiva o un secretario técnico.... Todo el staff. Es una sección independientemente, pero que depende de la marca Betis. También a nivel presupuestario. Tener un club de fútbol detrás tiene sus efectos positivos y negativos. Los positivos es que si el equipo de fútbol va bien, si consigue jugar en Europa, asentarse en Primera División y crecer dentro de la Liga, evidentemente la sección de baloncesto se verá favorecida. En ese sentido está bien tener un equipo de fútbol detrás por todo lo que la marca Betis supone.

—Venimos de una temporada extrañísima y la que se presenta no apunta a menos atípica.

—Sí. Todavía no está muy claro el número de descensos que habrá. Si es por estatutos se mantendrán dos, pero todavía no está claro. Algunos clubes dicen que serán tres para mantener una Liga par la temporada que viene. Lo que sabemos es que este curso seremos 19 con un equipo que descanse cada jornada. Yo tengo mi parecer, pero tampoco soy quien para dar una opinión. A mí me choca que se haya jugado que se haya jugado una fase final sin contar con todos los clubes y que la ACB no se haya comprometido a mantener los dos descensos, como era de esperar. Y que la federación española plantee dos ascensos. Valladolid no asumió económicamente ese ascenso, solo Gipuzkoa se posicionó y en ese sentido tiene el derecho deportivo a poder optar a esa plaza. Veremos como empieza la Liga con todos los casos que pueda haber de coronavirus. Todavía estamos un poco desinformados: a nivel de público, entrenamientos... Yo por lo menos.

—Muy conforme no parece.

—Hay un acuerdo entre federación y ACB y luego está el CSD. Luego hay un juez que es el que dictamina lo que se tiene que hacer y ha dicho que tiene que cumplirse el acuerdo con dos ascensos y dos descensos. La ACB cierra la competición por una causa extraordinaria que es la pandemia. No hay descensos y los ascensos se mantienen. En ese sentido me hubiese gustado que hubiese una Liga par, pero eso ya son gustos de entrenador. No me gusta que haya 19 equipos y 4 semanas más de competición. Pero hay que adaptarse y aceptar lo que diga la competición.

—Viene de trabajar para la federación china.

—S. Durante dos meses. El período premundial, mundial y después del mundial. Tenían el objetivo en su mundial de clasificarse directamente para los Juegos. O entrando en el grupo de octavos de final o siendo el mejor asiático, y no fue así. No entramos en octavos y el mejor asiático fue Irán. Ellos no están contentos con esos resultados. Es una federación que tiene muchísimos medios, tienen todos los recursos que puedas pensar para conseguir objetivos. Entiendo que ellos tienen que luchar por tener una identidad propia. Tratan de copiar muchas cosas del baloncesto americano cuando la cultura, la educación y la formación del jugador es totalmente diferente. La educación del jugador joven es totalmente distinta. Tienen que buscar su propia identidad, no copiar modelos. Es una opinión, eh. A lo mejor sí tenerlos como referencia, pero con ideas propias. En el Mundial, hubo un partido de China contra Polonia que nos la jugábamos. En ese partido, China estaba 4 arriba a falta de 15 segundos y pierde. Hay que saber llegar a esos finales, hay que tener personalidad, hay que tener jugadores que sepan jugar finales apretados. Todo eso necesita tiempo a nivel cultural, educativo y formativo. Necesitan tener ese tipo de jugadores, que a nivel táctico y decisional tengan personalidad para decidir encuentros. Poco a poco, por medios y por el tiempo que le están dedicando, a medio largo plazo será un baloncesto mejor del que es ahora.