Comienza la NBA de la «burbuja»

Los Bucks de Giannis Antetokounmpo, los Lakers de LeBron James y los Clippers de Kawhi Leonard, favoritos en el final más atípico


colpisa

Han pasado casi cinco meses de incertidumbres y temores a una pandemia del covid-19 que deja ya cerca de 150.000 víctimas mortales en Estados Unidos, pero la NBA, la mejor liga de baloncesto del mundo, está al fin de vuelta. Regresan al firmamento de cada madrugada sin dormir las estrellas más rutilantes de la canasta y lo hacen para afrontar el final de temporada más atípico de la historia.

Será en Florida, concretamente en las instalaciones de Disney World en Orlando. Un escenario de dibujos animados para los súper héroes de la NBA, una «burbuja» completamente blindada pero que también ha dejado dudas, pues han sido varios los jugadores que han salido y entrado del espacio libre de coronavirus por asuntos personales pero también en el contexto de algún que otro comportamiento poco responsable.

Con la presencia de las 22 franquicias con mejor balance en el momento de la suspensión de la competición -nueve en la Conferencia Este y trece en el Oeste, mucho más competitivo en los últimos años-, la NBA estrena formato y escenario, pues todo el torneo se disputará en tres canchas diferentes dentro de un mismo espacio. De esta manera, todos los equipos disputarán ocho partidos ante rivales elegidos de entre los duelos que les restaban por jugar hasta el final de la temporada regular, a la que se pondrá punto final el próximo 14 de agosto.

Las siete mejores franquicias de cada conferencia accederán directamente a la primera ronda de 'playoff'', mientras que los octavos clasificados sólo asegurarán su presencia en la postemporada en caso de superar en más de cuatro victorias a su inmediato perseguidor en la tabla. En caso de que no sea así, se disputaría un 'play-in', en el que a los octavos les vale un triunfo pero los novenos necesitan dos victorias, para terminar de perfilar el cuadro de eliminatorias hacia el anillo, que mantendrá su formato de primera ronda, semifinales y finales de conferencia y finales de la NBA al mejor de siete duelos, entre el 17 de agosto y el 13 de octubre.

Así las cosas, tres equipos parten como claros candidatos a hacerse con el anillo. Son los Milwaukee Bucks liderados por el coloso griego, Giannis Antetokounmpo, desatado hacia el MVP de la temporada regular; Los Angeles Lakers de LeBron James, un 'Rey' en busca del reto de guiar a una tercera franquicia hacia el título, y Los Angeles Clippers de Kawhi Leonard, campeón y mejor jugador de las finales de la pasada temporada. Los primeros son el equipo con mejor balance (53-12) y su reinado en el Este no lo amenaza ni la buena temporada de unos Toronto Raptors (46-18) que defienden corona ya sin Leonard pero con Marc Gasol, Serge Ibaka y el destacado Pascal Siakam en sus filas, ni los prometedores Boston Celtics (43-21) de Jaylen Brown y Jayson Tatum.

Alicientes para trasnochar

En el Oeste, los Lakers (49-14) de 'King' James parten con la duda de la reaparición inmediata de su mejor aliado, Anthony Davis, por una lesión ocular, pero con el firme propósito de brindar el mejor homenaje posible al tristemente desaparecido en enero Kobe Bryant y con clara ventaja sobre sus vecinos en Los Angeles, unos Clippers (44-20) tradicionalmente a años luz del brillo histórico de los de púrpura y oro, pero dispuestos a acabar de un plumazo con su tradicional estigma de perdedores de la mano no solo de Leonard, sino también del renacido Paul George.

La nueva versión física de Nikola Jokic, con mucho menos peso y más rápido para seguir liderando a los Denver Nuggets; las idas y venidas de la pareja formada por Donovan Mitchell y Rudy Gobert en Utah Jazz; el más que probable estreno de la sensación Luka Doncic y sus Dallas Mavericks en unos 'playoffs'; el importante rol de Ricky Rubio en los Phoenix Suns; la resurrección de los Miami Heat de Jimmy Butler o el desempeño sobre el parqué de anotadores compulsivos como James Harden, Russell Westbrook o Damian Lillard parecen argumentos de peso para volver a trasnochar admirando el firmamento NBA.

El mejor baloncesto se blinda en un búnker

La NBA extrema las precauciones para asegurar su viabilidad en un contexto de enorme incidencia de la Covid-19 en Estados Unidos Nada sometido a la suerte o la improvisación. La NBA, una de las marcas por excelencia en el deporte mundial sabe que se la juega en las próximas semanas y ha extremado las precauciones para asegurar la viabilidad de la competición en un contexto de enorme incidencia de la Covid-19 en Estados Unidos. El complejo Walt Disney World de Orlando (Florida) se ha convertido en un auténtico búnker, donde se vigila cada entrada y cada salida para garantizar la salud de jugadores, técnicos y personal de las 22 franquicias que disputarán el torneo.

El espacio se divide en tres canchas de juego: The Arena, VISA Athletic Center, ambas con zonas de entrenamiento específicas, y HP Field House, solo destinada a los partidos. Además, se han habilitado otros cuatro espacios dedicados al entrenamiento de los equipos, en el Disney's Coronado Springs Resort y en el Disney's Contemporary Resort. Los equipos se alojarán durante lo que resta de temporada regular en tres hoteles: Grand Destino, Yacht Club y Grand Floridian, que se reducirán al primero una vez que comiencen los 'playoffs'. Tendrán además acceso exclusivo a restaurantes, espacios de ocio e higiene libres de Covid-19 y deberán portar mascarilla en los espacios comunes salvo en entrenamientos, partidos y comidas o cenas.

En caso de un positivo, el protocolo de actuación establece que el afectado sea apartado inmediatamente del complejo de Disney World, antes de someterse a una segunda prueba que confirme el contagio, en cuyo caso se establecerá una evaluación de su entorno para controlar cualquier posible foco de contagio. El jugador, técnico o empleado contagiado deberá esperar a un segundo negativo para regresar a la normalidad de la competición. A lo largo de las últimas semanas, las súper estrellas de la NBA han podido ir adaptándose al que será su espacio vital durante los próximos meses. Paseos al aire libre por las sendas habilitadas para caminar o correr y ocio en boleras, billares y zonas de videojuegos han hecho más llevaderas las horas en las que el baloncesto no centra la actividad. Lejos de sus familias y amigos, no todo ha sido un camino de rosas en este proceso de adaptación. Prueba de ello lo da la polémica sobre el comportamiento del jugador de los Clippers Lou Williams, que pidió permiso para abandonar la 'burbuja' a causa de un funeral pero fue fotografiado en un local de 'striptease' de Atlanta y por tanto se perderá los dos primeros partidos de su equipo para cumplir con la cuarentena que establece el protocolo para estos casos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Comienza la NBA de la «burbuja»