Javier Gómez Noya: «Competir sin público no es lo ideal, pero estoy dispuesto a hacerlo»

DEPORTES

emilio moldes

Instaló una piscina desmontable en su jardín, evita «locuras» en carreras virtuales y asume el parón como el de un trabajador más

22 abr 2020 . Actualizado a las 12:54 h.

Además de sus cinco títulos mundiales y cuatro europeos y de su plata olímpica, la vida de Javier Gómez Noya (Basilea, 1983) le ha enseñado a ser paciente. Por eso el confinamiento de la pandemia le coge con una piel curtida en la resistencia: ante lesiones sin diagnóstico claro como la que precedió a Pekín 2008, la fractura de codo que le apartó de Río 2016, o la prohibición de competir siquiera cuando era ya una estrella adolescente. En su casa familiar de Pontevedra estos días trata de aprender algo más de guitarra a través de internet, lee Sapiens. De animales a dioses, de Yuval Noah Harari, «una visión interesante del paso del hombre por el mundo», y se entretiene con documentales como el del equipo Movistar, reportajes como el de Informe Robinson sobre el nadador Rafa Muñoz y series como La Casa de Papel. A través del teléfono, repasa el incierto escenario al que se enfrenta el triatlón mientras añade a sus entrenamientos una piscina desmontable de jardín.

—Acostumbrado a entrenamientos muy exigentes, ¿ya ha cambiado algo su cuerpo en estas cinco semanas encerrado?

—Un poco sí. En la primera semana en casa aún traté de acercarme al plan a rajatabla, como si fuese a competir en abril, pero ahora ya veo que esta situación va para largo y no tiene sentido machacarse. Es mejor dar un respiro al cuerpo y relajarse a nivel mental. Trato de mantener el tono muscular, pero ya no estoy como hace un mes, es algo buscado.

—¿Ha variado la dieta? ¿Se permite ahora algún detalle fuera del plan habitual?

—Es un momento de estar relajado. Así que intento comer sano, pero sin cortarme demasiado. Lo más importante es eso, estar sano y tener el cuerpo preparado para cuando vuelva a haber objetivos, con un entrenamiento apropiado para luego entrenar duro. No soy partidario de hacer locuras ahora en carreras virtuales.