Federer solo pisa la tierra de París

A sus 38 años, el suizo aligera su calendario y llegará a Roland Garros sin jugar los principales torneos de preparación sobre arcilla


Roger Federer vuelve a dejar la tierra batida de lado. A sus 38 años, el suizo vuelve a descartar toda la gira previa a Roland Garros. Solo competirá en arcilla en París, donde ganó un único título, el del 2009, pero un trofeo tan valioso que le permitió completar su palmarés con los cuatro grandes. Entonces aprovechó la derrota en octavos de Rafa Nadal para hacerse con el título que más se le resistía.

En un año olímpico, su calendario añade otra prueba en medio del verano, la de los Juegos de Tokio 2020, por lo que vuelve a sacrificar parte de los torneos más importantes que se disputan en la superficie donde menos lucen sus características de jugador de ataque. Aunque, en realidad, Federer lleva años saltándose la tradicional gira de tierra europea, que incluye las paradas en plazas grandes coom Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roma, todos Masters 1.000, a excepción de la cita catalana, de categoría ATP 500. Aunque en alguna ocasión prefirió jugar un cuadro corto como el de Estoril, con menos partidos, en lugar de los eventos más exigentes.

Federer, había insinuado la semana pasada que aligeraría su calendario en la primavera. Lo hizo en la exhibición que celebró en Johannesburgo junto a Rafa Nadal. Ayer, su agente, el estadounidense Tony Godsick, confirmó sus planes a la agencia Reuters.

El suizo completó su presencia en las cuatro grandes plazas de la tierra de forma consecutiva por última vez en el año 2015. Jugó entonces en Montecarlo, Madrid, Roma y Roland Garros. En el 2016 comenzó a aligerar sus compromisos sobre arcilla, hasta renunciar a Roland Garros obligado por una lesión. En las dos campañas siguientes, ni la pisó. Y en el 2019 retomó un calendario más reducido en polvo de ladrillo, con su participación en los torneos de Roma, Madrid y Roland Garros.

Federer competirá dentro de nueve días en el ATP 500 de Dubái, para disputar entre mediados de marzo y principios de abril los Masters 1.000 de Miami e Indian Wells. Después, al evitar los torneos de rodaje en tierra, estará casi dos meses sin competir antes de Roland Garros, con la única excepción de una exhibición en Bogotá que había suspendido a finales del 2019.

Con 20 grand slams en su palmarés, uno más que Nadal y tres más que Novak Djokovic, Federer prioriza su calendario y su planificación en esas citas, consciente de que ese ránking determinará en parte su lugar en la historia del tenis. Padre de cuatro hijos, a lo largo de su carrera ha sabido dosificar su calendario para evitar lesiones. Este año, por ejemplo, evitó cualquier compromiso previo al Open de Australia, incluida la Copa ATP, donde comparecieron la mayoría de jugadores del top-10 para rodarse de cara a la cita de Melbourne, en la que el suizo cayó en las semifinales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Federer solo pisa la tierra de París