¿Por qué llaman «nazi» a Roman Zozulia?

El partido entre el Rayo Vallecano y el Albacete fue suspendido por el árbitro tras los insultos de «puto nazi» al delantero


Nacido en Kiev hace 30 años, Roman Zozulia (o Zozulya) según las diferentes traducciones del cirílico, se dio a conocer en España en el verano del año 2016 cuando el Betis anunció su incorporación procedente del Dnipro ucraniano, pero no fue hasta el mercado de invierno del esa temporada cuando salta a las portadas de la pensa deportiva nacional. Todo a raíz de su fichaje por el Rayo Vallecano. Un fichaje a medias porque su debut nunca llegaría a producirse por la presión que los ultras del Rayo Vallecano ejercieron sobre la directiva del club vallecano. La argumentación de los aficionados más radicales del Rayo Vallecano -cuya peña mayoritaria, Bukaneros, llevaron la voz cantante durante la polémica- era que un club de una barriada popular no podía tener en sus filas a un jugador fuertemente vinculado a movimientos de ideología ultranacionalista.

Aquella controversia fue muy sonada e incluso el presidente de la Liga, Javier Tebas, anunció, tra suna reunión con el embajador ucraniano en Madrid, una querella criminal contra 17 aficionados del Rayo Vallecano por los insultos vertidos contra el jugador en un asunto que consideró que «afectaba a la imagen de la Liga española y de España».

Lo cierto es que Roman Zozulia llegó a España como un destacado activista de la causa proucraniana en su país tras el estallido de la guerra entre la nación eslava y Rusia. El conflictó se inició en el año 2014 tras el fin del gobierno de Víktor Yanukóvich y la convocatoria de un referéndum en la península de Crimea para anexionarse a Rusia

Pero Zozulia ya había mostrado su simpatía con el grupo de radicales del Dnipro, los «White Boys», de ideología, xenófoba posando en una foto con el carné del colectivo. Además, una de las críticas repetidas que recibe el jugador es por haber subastado algunas de sus medallas -fue campeón del europeo sub-19 con Ucrania en el año 2009- para supuestamente financiar a grupos paramilitares que combatían contra las tropas rusas como el batallón Azov, al que el jugador mostó su apoyo a través de un vídeo.

No es la única aparición que le ha generado problemas en España. Diversas fotos polémicas acompañan a su nombre en Internet, una de ellas posando junto a una bufanda de Stepan Bandera.

Bandera fue una polémica figura histórica del periodo de entreguerras y de la Segunda Guerra Mundial muy reivindicada por los movimientos nacionalistas ucranianos así como por organizaciones de extrema derecha. Zozulia siempre ha desmentido tener ideología nazi y cuando la polémica le golpeó tras su fichaje por el Rayo Vallecano se defendió asegurando que los ultras de Vallecas «le llamaban fascista por defender a su país».

Tras la suspensión del partido entre el Rayo Vallecano y el Albacete a raíz de los insultos de «puto nazi» proferidos desde el fondo del estadio de Vallecas, el club ha pedido respeto a través de un comunicado a su afición.

«Lamentamos profundamente los hechos acaecidos ayer durante el partido que disputamos frente al Albacete que provocaron la suspensión del encuentro en el descanso del mismo, y que supusieron un gran perjuicio para nuestro equipo y para los aficionados», se puede leer en un texto un tanto ambiguo que finaliza con «un llamamiento para eliminar cualquier tipo de violencia, racismo y xenofobia de nuestros estadios de fútbol» y suscrito por la primera plantilla y el cuerpo técnico del equipo. 

El presidente del club vallecano también ha dado su impresión sobre el tema después de condenar lo sucedido en la noche del domingo en el estadio y defender públicamente a Roman Zozulia asegurando que «un ser humano que merece respeto», y sobre una posible sanción al Rayo explicó que el cuadro madrileño «es una víctima».

«Es una noche muy triste para el Rayo y el deporte. Queremos condenar tajantemente los insultos que una parte de la afición, ubicada en el fondo, ha proferido a un jugador rival», dijo en rueda de prensa para explicar lo ocurrido en la jornada 20 de Segunda División.

El partido entre Rayo y Albacete se suspendió por los insultos que recibió Roman Zozulia de parte de la afición de Vallecas, «hijo de puta, puto nazi. Zozulia eres un nazi», lo que llevó a ambos equipos a no volver al césped en el segundo tiempo y la decisión del colegiado de no reanudar el juego.

Presa dejó claro que no se puede permitir lo ocurrido y pidió «identificar» a los culpables. «El fútbol está para unir, no es desunión. No se puede permitir lo vivido hoy. Hemos pedido que cesara esa actitud. ¿Sanción para el Rayo? El Rayo es una víctima. Hemos puesto todos los medios a nuestro alcance. El entrenador hizo un llamamiento de respeto», dijo.

«El Rayo tomará medidas, pero responsables de la identificación deben encargarse de identificar a estos sujetos. Quien tiene potestad para ilegalizar es la comisión antiviolencia», añadió. «Para nosotros este era un partido vital. La mayoría de la afición ha estado respetuosa. Sentimos pena y vergüenza de que esto pase. Aquí se forma a los futbolistas en el respeto», afirmó.

Varios jugadores se han pronunciado en redes sociales sobre la polémica. Tomeu Nadal, portero de los manchegos, escribió en Twitter: «Respeto todo tipo de ideologías, cada uno es libre de decidir. Sólo defiendo el fútbol y el deporte, y sea cuál sea el insulto es intolerable. Sólo queremos disfrutar del deporte y dar ejemplo entre todos en el campo ante millones de niños/as que nos ven todas las semanas», expuso el guardameta.

Diego Barri, también defensa de los albaceteños, se congratuló de la decisión de suspender el partido, un hecho histórico en el fútbol español que ha vivido durante años episodios de racismo, xenofobia y homofobia impune. «Orgulloso de la reacción de arbitros, jugadores y directivos de ambos clubes. No todo vale. Si todos nos plantamos, conseguiremos erradicar insultos y cánticos ofensivos del futbol para convertir el deporte en lo que debe ser, una fuente de valores y de ejemplo para todos», escribió el central.

Respuesta del Gobierno de Ucrania

El Ministerio ucraniano de Asuntos Exteriores condenó hoy los insultos proferidos el domingo contra el futbolista ucraniano del Albacete, Román Zozulya, por la afición del Rayo Vallecano, que le llamó «puto nazi».

«Condenamos firmemente las muestras de intolerancia y agresión verbal contra el futbolista ucraniano Román Zozulya durante el partido entre los equipos Rayo Vallecano y Albacete» (que fue suspendido en el descanso), señala Exteriores.

La diplomacia ucraniana tachó los insultos de «fabricados» e «infundados», y los relacionó con la propaganda rusa, que acusa a los nacionalistas ucranianos de haber tomado el poder en Kiev en 2014.

Además, insta a las autoridades españolas y a la federación a que reaccionen debidamente ante dicho incidente, que calificó de «inadmisible», con el fin de evitar su repetición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Por qué llaman «nazi» a Roman Zozulia?