España regresa a la final de la Davis siete años después

El dobles formado por Rafa Nadal y Feliciano López decidió ante Gran Bretaña (6-7 (3) y 6-7 (8)) después de la derrota del toledano ante Edmund y la victoria del balear frente a Evans


COLPISA

España ya tiene en el bolsillo la décima final de Copa Davis de su historia. Rafa Nadal y Feliciano López derrotaron a Jamie Murray y Neal Skupski en un duelo de máxima igualdad (6-7 (3) y 6-7 (8)) y devolvieron al equipo español a un lugar de privilegio que no pisaba desde hacía siete años. Con la misma fórmula de Nadal y el dobles, como ya ocurriese en cuartos de final frente a Argentina, los pupilos de Sergi Bruguera dejaron en el camino a Gran Bretaña, una potencia en el torneo con su decena de ensaladeras y conocida reciente con deudas pendientes, pues ya se midió a España en cuartos de la última edición, en una eliminatoria disputada en Marbella y saldada con 3-1 a favor del equipo local, que finalmente acabaría topándose con Francia en la siguiente ronda.

Con ese precedente cercano, los británicos y su 'God Save the Queen' saltaron a la pista central de la Caja Mágica dispuestos a aguar la fiesta a la mayoría de los 15.000 espectadores, con alguna que otra Union Jack en la grada. De nuevo fueron necesarios los tres partidos. Otra vez noche cerrada, el dobles para resolver una eliminatoria y Nadal en acción, pero en esta ocasión junto a Feliciano López. Enfrente Jamie, el mayor de los Murray, y Neal Skupski. Una pareja consolidada la británica, pues llevan jugando toda la temporada y llegaron a semifinales del US Open. Dos especialistas que ya ganaron sus dos compromisos en la fase de grupos frente a un dobles novedoso, la tercera pareja del equipo español en el torneo, tras Feliciano-Granollers y Nadal-Granollers, buscando hacer daño en el saque.

Los dos protagonistas de los individuales repitieron por parejas, en una combinación que han utilizado en el torneo equipos como Canadá o Rusia, los otros dos semifinalistas, pero por la que hasta ahora no había optado España. Feliciano y Nadal, curtidos en mil batallas, llegaban al duelo definitivo con sensaciones diferentes. Después de sucumbir ante Kyle Edmund por 6-4 y 7-6 (3) el toledano y tras acabar como un cohete frente a Daniel Evans (4-6 y 0-6) el manacorense. En juego estaba nada más y nada menos que la una final de la Davis, la guinda a una semana de tenis concentrado en Madrid con el billete para las finales del próximo año aseguradas. La pareja española ató el servicio de Feliciano, discutió y mucho el de Jamie Murray, salvó con apuros el de Nadal y gozó de bola de 'break' con Skupski a la iniciativa, pero la igualdad seguía imperando. Así fue discurriendo el set, sin posibilidades de rotura de servicio y encaminado al 'tie break' para deshacer la igualdad. Nadal y 'Feli' tomaron la iniciativa en el desempate y la dinámica fue ya imparable, con golpes, remates y restos para el recuerdo y el 3-7 final. La primera piedra estaba ya puesta, pero si algo ha enseñado el tortuoso camino de España en el torneo es que lo mejor es ir paso a paso. Sin nada en mente salvo el siguiente punto. Eso lo saben perfectamente Nadal y Feliciano, protagonistas destacados de una época dorada del tenis español, que llevaba más de un lustro sin brillar de la misma forma. Absoluta igualdad El segundo parcial comenzó por idénticos derroteros. Seguridad total al servicio hasta el tercer juego, cuando el resto británico cortocircuitó el saque de Nadal hasta que aparecieron un contundente remate de Feliciano en la red y un 'ace' del balear para solventar el contratiempo. La igualdad era absoluta, el público empujaba con sus cánticos y también lo hacía el resto del equipo desde la grada, con Pablo Carreño, Marcel Granollers y también Roberto Bautista, que regresó tras la muerte de su padre para estar al lado del equipo. Cada pareja seguía asegurando su servicio, sin dejar un resquicio al rival, con una auténtica exhibición de Jamie Murray en la red. Todo en orden hasta que con 6-5 a favor de los británicos y 15-30 en el juego, Feliciano falló estrepitosamente un remate aparentemente sencillo. Con bola de set en contra, un gran golpe de derecha desde el fondo de la red y dos buenos saques de Nadal solucionaron la compleja situación y llevó el segundo parcial a otro desempate, esta vez cargado de tensión, pues Nadal protestó airadamente el hecho de que no se le permitiese pedir un 'challenge' en un saque dudoso de los británicos. Murray y Skupski se fueron 5-3, pero Feliciano ajustó de nuevo el 'tie break' con un gran resto de revés, antes de complicarse la vida con una subida a la red infructuosa. Con dos bolas de set en contra, primero Feliciano con un 'ace' y luego Nadal con una bola salvada milagrosamente pusieron en pie a la Caja Mágica, totalmente entregada en pos de la ansiada final. Nadal entró en ebullición y llevó a España a su primera bola de partido. El mayor de los Murray evitó el naufragio británico pero luego la tiró fuera, para que Feliciano rematase la faena con un gran servicio que no obtuvo respuesta y que situó el definitivo 8-10 en el desempate. Gritó de pura alegría el público español y lo hicieron también Nadal y 'Feli', que reverdecen los laureles de España y retan a Canadá en busca de la sexta ensaladera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

España regresa a la final de la Davis siete años después