El Pontellas vive la cara B de la Copa del Rey de Rubiales

El Pontellas afronta la previa de la Copa del Rey con el premio de medirse a un Primera si pasa, pero con un gasto sin retorno de 5.000 euros por el viaje a Tolosa


El Pontellas, equipo de una parroquia porriñesa de 2.000 habitantes recién ascendido a Tercera División, vive hoy (19 horas) su día más especial y también uno de los más complicados. Especial porque disputa en Tolosa la previa de la Copa del Rey por primera vez en su historia en su condición de campeón de Preferente y complicado porque le origina unos gastos de 5.000 euros.

La nueva Copa del Rey que esta temporada se pone en marcha decidió premiar a los 20 campeones de categoría autonómica con una eliminatoria previa que tendrá como recompensa para los ganadores medirse a un equipo de Primera División -a excepción de los cuatro de la Supercopa- el próximo mes de diciembre. El problema es que el cruce previo es a partido único y con sorteo puro, que en este caso supuso el viaje del Pontellas a Tolosa (Guipúzcoa). La expedición salió las diez de la mañana sin bajas -«la mayoría son estudiantes y los que trabajan ya contaban con esto», dice la presidenta- para cubrir los 854 kilómetros que separan ambas localidades en diez horas.

El desplazamiento en autobús y la noche de hotel, ya en Tolosa, le origina al club un gasto de 5.000 euros que solo tendrá retorno en caso de pasar la eliminatoria. «Hemos tenido que hacer un reajuste bastante grande (el presupuesto del club apenas supera los 120.000 euros) pero la subvención del Concello nos ayuda de un modo importante». En concreto, y después de un par de reuniones, el consistorio accedió a subvencionar el viaje con 4.000 euros a los que se debe añadir el pago de 0,79 céntimos el kilómetro por parte de la federación, la única ayuda del estamento que preside Luis Rubiales.

«Sabíamos que siendo campeones de Preferente teníamos derecho a jugar la previa de la Copa del Rey pero el resto de los datos los desconocíamos», explica la presidenta, que cree que hay cosas a mejorar en esta nueva idea del torneo. «Hemos planteado cosas (a los estamentos deportivos). Estamos muy contentos, nos ilusiona mucho esta oportunidad pero hay cosas que se deben pulir un poco», dice Marta Costas, la cabeza visible de una directiva en femenino (con cinco mujeres en cargos de relevancia).

En Pontellas, más allá del desplazamiento y del desfase económico que se creó en un primer momento, se toman la eliminatoria con el Tolosa guipuzcoano (que marcha décimo tercero en el grupo vasco de Tercera) como un premio y un reto. «La plantilla está un poco revolucionada y es lógico. Para muchos es una situación que quizás no se vuelva a repetir nunca y quieras o no es normal que estén tensos e intensos -dice la presidenta-, pero sobre todo están con muchas ganas y mucha ilusión», igual que el pueblo, que ha organizado un viaje para apoyar al equipo en una jornada única en sus 57 años de historia, casi todos repartidos en el fútbol provincial y autonómico, de hecho están viviendo la temporada de su debut en Tercera, en donde es décimo quinto con un punto de margen sobre el descenso.

Si pasan, se medirán a un Primera como locales, aunque el partido no sería en su campo de San Campio, sino que irán a uno de mayor aforo. Tienen varias opciones pero lo aparcan todo hasta conocer esta noche el resultado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Pontellas vive la cara B de la Copa del Rey de Rubiales