El mejor Real Madrid del año aparece en Ipurua contra el Eibar

Europa Press

DEPORTES

Juan Herrero

Los de Zidane borran su mala imagen del año pasado con una clara victoria labrada en una gran primera media hora

10 nov 2019 . Actualizado a las 10:15 h.

El Real Madrid continuó con su mejoría en su juego después de sacar con mucha autoridad este sábado su visita al Eibar, al que goleó por 0-4 gracias a seguramente su mejor partido de la temporada, afianzado en una gran primera media hora donde encarriló el triunfo con tres goles.

Desde la derrota ante el Mallorca, el panorama ha cambiado en el equipo madridista que ha sido capaz de ganar cuatro de sus últimos cinco partidos, una positiva racha que hace que los de Zinédine Zidane se vayan al parón de selecciones con sonrisa y esperanza. La mejoría futbolística estuvo personificada seguramente en Eden Hazard, también en su mejor versión para ayudar a salvar el examen de Ipurua, del que igualmente salió sin encajar por quinto encuentro.

«Como les dejemos entrar al partido fuertes nos meten los mismos que al Galatasaray». Ese había sido el aviso de José Luis Mendilibar a sus jugadores en su rueda de prensa del pasado jueves, pero que no cuajó, mérito también de su rival, que sí salió con la lección aprendida de lo sucedido hace casi un año cuando fue zarandeado por los armeros (3-0).

Pero ni el Eibar ni la fría y lluviosa noche pudieron en esta ocasión frenar a los de Zinédine Zidane, con variaciones en su once al meter a Luka Modric por Toni Kroos y a Lucas Vázquez por la sensación Rodrygo Goes y un esquema más cercano al 4-4-2.

El conjunto madridista salió muy enchufado y en media hora borró de un plumazo su último recuerdo en Ipurua. La banda izquierda visitante fue una auténtica pesadilla para el siempre atrevido equipo de Mendilibar, desesperado al ver cómo eran desarbolados y cómo su presión apenas hacía daño.

A ello, se unió otra tarde inspirada de Benzema y de, por fin, un Hazard en sus mejores minutos como madridista. Rápido en el desborde y ofreciendo su calidad, su conexión francesa con el '9' y el potente Mendy fueron clave para que desde el principio Dimitrovic viviese tenso.

Tras un par de avisos, el trece veces campeón de Europa abrió el marcador pasado el cuarto de hora, con un tanto de Benzema, que envió a la red un balón que había quedado suelto. Antes de que el Eibar pudiese reaccionar, Hazard recortó a un De Blasis demasiado impetuoso y el penalti consiguiente lo anotó Sergio Ramos.

El aluvión, no el meteorológico, terminó con otra salida colectiva merengue llena de calidad y asistencia del '7' belga a Lucas Vázquez y otro penalti de Cote, esta vez materializado por Benzema, pichichi provisional ya con 9 tantos. En apenas media hora, 0-3, partido prácticamente solventado contra pronóstico y un pequeño respiro en los de Zidane.