Alarma en el fútbol español porque peligran los ingresos de televisión

La Liga ha advertido a los clubes que si prospera el órdago de Luis Rubiales no podrá pagarles el primer plazo del contrato anual previsto para mediados de mes


La negativa de Luis Rubiales a permitir que se disputen partidos de Primera y Segunda División los viernes y los lunes hace peligrar la economía de los clubes. Al menos, a corto plazo. Y es que la Liga podría bloquear el abono del primer plazo de los derechos de televisión programado para mediados de este mes. Así se les advirtió a los representantes de los clubes que el pasado jueves participaron en la asamblea de la asociación que preside Javier Tebas.

Unos sesenta operadores de televisión tienen repartidos por todo el mundo los derechos de los partidos del fútbol profesional español bajo unas condiciones. Entre ellas está que, por norma, se evitará que coincidan partidos de la misma categoría en día y hora. La imposibilidad de jugar viernes y lunes, y la prohibición de hacerlo también en algunas franjas horarias durante el fin de semana, provocará que varios duelos deban compartir espacio temporal.

Ante esta tesitura, según se transmitió en la reunión del jueves, los operadores están estudiando la posibilidad de denunciar los contratos por incumplimiento y no pagarlos. Esta circunstancia ha llevado a la Liga a plantearse no abonar el primer plazo del contrato anual.

La patronal del fútbol español tiene pactados unos ingresos de seis mil millones de euros por los próximos tres años (dos mil de cara a la temporada que comienza el próximo fin de semana del 18). Una denuncia de los operadores y un fallo judicial contrario podría generar un daño irreparable, por lo que en previsión estudia la posibilidad de frenar el pago de este primer plazo.

Si esto se produce, muchos clubes se encontrarían en una situación límite tanto a la hora de cerrar acuerdos para la incorporación de futbolistas como para incluso afrontar los pagos corrientes.

Esta posición extrema provocó que el jueves, los presidentes quisieran escenificar su unión contra una decisión, la de Rubiales, que asegura es irrevocable.

Entretanto, el próximo el próximo miércoles está fechada la vista oral tras la que un juez debe resolver a quién corresponde, de forma cautelar, el señalamiento de los encuentros.

Si la justicia da la razón a la Liga, habrá partidos los viernes y lunes y todo quedará como estaba. Al menos, de momento. De lo contrario, los clubes no cobrarán y ya anunciaron que no podrán hacer frente a los contratos con sus jugadores e incluso tendrán que subir el precio de los abonos.

Desde hace semanas, Luis Rubiales viene jactándose de que no habrá partidos los viernes ni los lunes y para ello ha puesto a funcionar todo el aparato federativo. El primer paso lo dio la pasada semana la jueza de competición al emitir un fallo en el que cambiaba las fechas de los encuentros colocados en estos dos días. Con posterioridad, la comisión delegada de la Federación aprobó el jueves ratificó esta decisión, lo que provocó la reacción inmediata de los clubes.

Ahora, todo queda a expensas de lo que pueda dictaminar un juez tras la vista del próximo miércoles, mientras la preocupación en los clubes es extrema. El futuro de muchos está en juego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Alarma en el fútbol español porque peligran los ingresos de televisión