Rául González, a punto de sentarse ante el juez por un delito económico

El exfutbolista del Real Madrid está acusado de vaciar unas de sus empresas para evitar pagar una deuda de más de siete millones de euros


Raúl González Blanco, exfutbolista del Real Madrid, se encuentra a un paso de sentarse ante el juez como investigado por un delito de insolvencia punible, apropiación indebida y delito societario. Según revela el diario El Mundo, el entrenador del filial blanco habría vaciado una de sus empresas para evitar pagar una deuda de más de siete millones de euros. Según el auto, los jueces han revocado el intento de archivar el caso y han ordenado seguir el procedimiento contra el Raúl González.

Los hechos se remontan al 2008 cuando el exfutbolista compró a través de su empresa patrimonial Europa Scar Sport (ESS) el 20 % de Cadmos en previsión de un proyecto fotovoltáico, y firmó un pacto de socios con Aurantia por la que ésta asumía una deuda de 37 millones en la confianza de que, en cumplimiento del pacto acordado, Raúl asumiría su parte, equivalente a la deuda que mantiene de más de 7 millones de euros.

Esa inversión en energías renovables falló y en junio del 2011 en lugar de asumir la deuda contraída, la sociedad de Raúl González procedió a un traslado de activos de ESS a las empresas Europa Scar Sport Imagen y Radlin Develops, también propiedad del exfutbolista, para no tener que pagarla. En este proceso también están involucrados su cuñado Carlos Redondo y la madre del exfutbolista María Luisa Blanco, a la que nombró administradora única de ESS después de trasladar los activos a otras sociedades.

El duro salto del gol a los negocios

P. Barreiros

La polémica persigue a Ramos y Neville en sus proyectos inmobiliarios, mientras Beckham vendió el equipo que había fundado. La empresa de Flamini, los hoteles de Cristiano Ronaldo y los vinos de Iniesta se consolidan

¿Y ahora, qué? La pregunta llega inexorable a todos los futbolistas de élite a la hora de abandonar sus carreras. Un reciente artículo de la revista Sports Illustrated estimaba que el 80 % de las estrellas del deporte acaban arruinadas. Así, a muchos les afecta el vértigo del salto a la jungla empresarial y acaban devorados, pero hay casos que no solo sobreviven, sino hasta se convierten en modelos de referencia.

 Uno de estos éxitos más significativos, pues lo protagoniza un jugador que nunca despertó pasiones masivas, es el de Mathieu Flamini. Fue jugador, entre otros, del Arsenal y del Milan, antes de concluir la última temporada en el Getafe, pero apenas dispuso de gran protagonismo en ninguno de estos equipos. Los titulares se los lleva justo ahora, cuando su carrera declina. Gracias a su olfato para invertir en la empresa de un amigo, se ha convertido en el futbolista más rico del mundo. Esta sociedad produce ácido levulínico, una molécula que en el futuro puede convertirse en recambio del petróleo, por lo que revolucionaría el sector energético a nivel mundial. Se estima que la compañía, en la que trabajan 80 personas, tiene un valor de 30.000 millones de euros.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Rául González, a punto de sentarse ante el juez por un delito económico