Los Warriors se dan una vida más al ganar a los Raptors en Toronto

juan pablo pérez arce REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

Dan Hamilton

NBALos canadienses tuvieron en la última posesión la oportunidad de sellar el título

12 jun 2019 . Actualizado a las 11:14 h.

La remontada de los Raptors fue incompleta. En un final repleto de emociones, los Warriors de Golden State sobrevivieron a la embestida liderada por Kawhi Leonard y forzaron un sexto juego, tras imponerse por 105-106 en Canadá. Desde el comienzo, los Warriors fueron los dominadores del partido, impulsados por la imperiosa necesitad de ganar para evitar que Marc Gasol (17 puntos, 8 rebotes y 2 asistencias), Serge Ibaka (15-6-1) y compañía, sentenciaran la serie y obtuvieran su primer anillo de la NBA.

Por eso, Steve Kerr decidió incluir en el quinteto inicial a Kevin Durant, que regresaba al equipo tras más de un mes fuera de las pistas. En un gran primer cuarto, el alero registró 11 puntos. Además, Stephen Curry y Klay Thompson estuvieron encendidos. El trío tuvo un inicio implacable: de las primeras siete canastas, cinco fueron triples. El comienzo no podía ser mejor para los visitantes.

La lesión de Durant

Más allá de la superioridad de los Warriors, los Raptors lograron mantener cierta paridad y gracias a los 10 puntos del español Marc Gasol, cerraron el primera cuarto con una desventaja de solo seis puntos (28-34). No obstante, el partido no duró mucho más para Durant, quien abandonó la pista luego de intentar driblar ante la marca de Serge Ibaka, excompañero en el Thunder, y de caer al piso.

El jugador del equipo de Oakland abandonó el estadio en muletas, y se prevé que ha sufrido una lesión en el tendón de Aquiles. Con la imprevista salida de Durant, Kerr decidió enviar a la pista a DeMarcus Cousins. El pívot ingresó de muy buena manera y cosechó 9 puntos y 5 rebotes en solo seis minutos.

Curry (31-8-7) y Thompson (26-6-4) parecieron no flaquear ante la lesión de su compañero, sino todo lo contrario. Más allá de que el segundo y el tercer cuarto terminaron en paridad (28-28 y 22-22, respectivamente), los «splash brothers», junto al antes mencionado Cousins, fueron los encargados de que los Warriors mantuviesen la diferencia obtenida en el primer período hasta los minutos finales del encuentro. 

Pese a ello, poco a poco los Raptors comenzaron a apretar a los visitantes, encabezados por un Kawhi Leonard que, hasta el momento, no estaba teniendo el papel rutilante que había mostrado en los partidos anteriores de la serie. A falta de cuatro minutos para la finalización del juego, los Raptors lograron dar vuelta el resultado y se colocaron 98-95.

Parecía que era el momento para los locales: se encontraban en las puertas del campeonato. Una ráfaga de 10 puntos de Leonard permitió a los Raptors obtener su mayor diferencia en la noche y se adelantaron por 103-97.

Un trepidante final

El estadio era una caldera. Sin embargo, tras lograr la remontada, los locales no pudieron mantener la ventaja conseguida. Una serie de errores de los Raptors le dieron la posibilidad a los Warriors de volver al juego. Y los de Oakland no lo desaprovecharon. Curry y Thompson sacaron a relucir su carácter de campeón y con tres triples al hilo, volvieron a adelantar a su equipo, esta vez por 103-106.