Los Raptors destrozan a los Sixers y sitúan la eliminatoria un 3-2

Jokic y Millsap ponen a Nuggets a un triunfo de finales en el Oeste


Los Toronto Raptors de Marc Gasol destrozaron hoy por completo a los Filadelfia 76ers de Joel Embiid al vencer por 125-89 en el quinto partido de la serie de los playoff y situarse a una victoria de avanzar a la final de la conferencia este. Excepto en el primer cuarto del partido, los Raptors apabullaron en todo momento a los Sixers y por primera vez desde el inicio de los playoff, el equipo de Toronto no tuvo que depender de la eficacia de Kawhi Leonard para superar al contrincante.

Pascal Siakam con 25 puntos fue el máximo anotador del partido. Además, entre los Raptors, Kawhi Leonard, hizo 21 puntos, Kyle Lowry 19 y Danny Green 17. Marc Gasol anotó 11 puntos, cinco rebotes y tres asistencias mientras que Serge Ibaka acabó con 10 puntos y 2 rebotes.

Entre los Sixers destacaron Jimmy Butler, con 22 puntos y Tobias Harris con 15 mientras que un desdibujado Embiid se tuvo que conformar con 13 puntos y 5 rebotes.

 

Tras el cuarto partido, que los Raptors se adjudicaron en casa de los Sixers 96-101, la pregunta que el entrenador de los de Filadelfia, Brett Brown, tenía que responder era si tenía un antídoto para la combinación defensiva de Marc Gasol y Serge Ibaka con la que Nick Nurse le sorprendió hace unos días.

Gasol y Ibaka jugaron 39 y 32 minutos respectivamente y sumaron entre los dos 28 puntos, lo necesario para compensar el hueco dejado por Pascal Siakam que, aquejado de problemas en la pantorrilla, sólo anotó 9 puntos en un partido crucial para los de Toronto.

La otra duda de cara al quinto partido era si Leonard podía seguir llevando sobre sus hombros a los Raptors. La estrella del equipo canadiense está destrozando récords. En el cuarto partido anotó 39 puntos. Antes del partido de hoy, era el segundo anotador de los playoff, con una media de 32,3 puntos por partido. Y tenía un 49 % de acierto desde la línea de tres puntos en los cuatro primeros partidos contra los Sixers.

La primera clave, la defensiva, se puso de manifiesto desde el inicio del partido aunque Nurse decidió empezar con su quinteto habitual (Kawhi Leonard, Pascal Siakam, Marc Gasol, Danny Green y Kyle Lowry) y dejar en el banquillo a Ibaka. Las cuatro primeras posesiones de cada equipo terminaron sin canasta por la presión defensiva. En este capítulo destacaron Leonard, que robó dos balones consecutivos a los Sixers, y Gasol, que le quitó la cartera a Embiid en otro par de ocasiones.

Tras cuatro minutos, el marcador señalaba un 8-8, con un Leonard más concentrado en la defensa que en el ataque. Seis de los ocho puntos de los Raptors se los adjudicó Lowry y dos Siakam. En los Sixers, cinco eran para Harris y tres para Embiid.

Pero los Sixers empezaron a despegarse, gracias a penetraciones hasta debajo del aro y con Ibaka en pista en sustitución de Siakam. A falta de seis minutos para el final del primer cuarto, el marcador era 10-16 para los Sixers gracias al acierto de Jimmy Butler, Tobias Harris y Mike Scott. Nurse decidió devolver a la cancha a Siakam y retirar a Gasol y el camerunés respondió a la demanda de su entrenador. Con un triple puso a los Raptors a dos puntos de los Sixers. Al final del primer cuarto se llegó con un ajustado 27-26 para los Raptors.

Pero en el segundo cuarto, las continuas rotaciones impuestas por Nurse, que combinaba su quinteto inicial con Ibaka, Norman Powell y Fred VanVleet, y la presión defensiva de sus jugadores terminaron desquiciando a los Sixers. A los seis minutos del inicio del segundo cuarto, los Raptors se había adelantado 44-32; a falta de 2 minutos para el descanso, la diferencia aumentó a 14 puntos, 53-39; a falta de 1.19 minutos ya eran 18, 57-39; y a falta de 30 segundos la máxima diferencia, 21 puntos, 62-41.

Y para rematar un impresionante cuarto para los Raptors, Leonard, que despertó definitivamente de su letargo inicial, acabó el periodo con un espectacular mate entre Harris y James Ennis III que dejó al público del Scotiabank Arena de Toronto con la boca abierta y gritos de «MVP».

Cuando los jugadores se fueron a los vestuarios, el marcador sentenciaba una diferencia insalvable de 64-43, gracias a los 15 puntos de Siakam, los 13 de Leonard y los 11 de Green y Lowry. En los Sixers, sólo Butler, con 15, y Harris, con 11, aguantaban el tipo.

A la salida del descanso, los Sixers intentaron sorprender a los Raptors y aunque en los primeros minutos del tercer cuarto consiguieron endosar un parcial de 8-2, la alegría duró poco entre los de Filadelfia. Tras un tiempo muerto de Nurse, los Raptors apretaron de nuevo el acelerador y a falta de 5 minutos para el final del tercer periodo, tenían un 80-57 a su favor, diferencia que llegó a ser de hasta 23 puntos antes de que el periodo terminase con un 92-70.

El cuarto final fue de trámite y ambos entrenadores decidieron terminar el partido con sus banquillos para guardar energía ante el que puede ser el encuentro final, en Filadelfia, el próximo jueves.

Los Nuggets se imponen con comodidad a los Blazers

Nada detiene al pívot serbio Nikola Jokic que aportó un doble-doble de 25 puntos con 19 rebotes y junto al ala-pívot Paul Millsap, que puso la experiencia, lideraron a los Nuggets de Denver a un triunfo cómodo por paliza de 124-98 ante los Trail Blazers de Portland en el quinto partido de la eliminatoria de la Conferencia Oeste. Los Nuggets con el triunfo se colocan 3-2 arriba en la serie que disputan al mejor de siete y el sexto partido se jugará el próximo jueves en el Moda Center de Portland, donde a los Trail Blazers solo les vale conseguir la victoria si quieren seguir en la competición.

Jokic fue una pesadilla para los Trail Blazers en el juego interior al empatar la mejor con los 19 rebotes la mejor marca en la historia del equipo en un partido de los playoffs. El pívot europeo también repartió seis asistencias antes que fuese eliminado por seis personales.

«Sabíamos de la importancia del partido y hemos hecho el mejor juego de equipo en lo que va de la eliminatoria», comentó el entrenador de los Nuggets, Michael Malone al concluir el partido.

 

Tan bien le fue al equipo que hasta la dio dos minutos al ala-pívot español Juancho Hernangómez, que hizo su debut en la eliminatoria.

Pero antes que saliesen los reservas de los Nuggets, el equipo de Denver tuvo a Millsap como el factor ganador del partido al conseguir otro doble-doble de 24 puntos, incluidos 19 en la primera mitad, cuando el partido quedó ya sentenciado a favor del equipo de Denver. Su aportación fue reconocida por Malone, quien admitió que Millsap es el jugador que sabe cuando tiene que hacer acto de presencia y mostrar su experiencia y liderazgo en el campo.

«Es un veterano de 13 temporadas, con muchos partidos disputados y que espera siempre a surgir cuando el equipo más lo necesita», destacó Malone. «Lo mejor que podemos decir siempre de Paul Millsap es que se trata de un profesional auténtico y fiel a si mismo que no trata de aparentar nada que no pueda demostrar en el campo, además de mostrarse siempre en control».

Esa calma de Millsap fue la que permitió a los Nuggets convencerse que eran mucho mejor equipo que los Trail Blazers, cuando están centrados y juegan el baloncesto de conjunto. Eso fue lo que sucedió en el quinto partido, en el que todas las facetas del juego de los Nuggets funcionaron con el base canadiense Jamal Murray haciendo otra gran labor de grupo que le permitió aportar también 18 puntos, nueve asistencias y cinco rebotes.

La combinación de la clase dominante de Jokic, la experiencia y calma de Millsap junto con el talento y la juventud del resto de la plantilla que poseen los Nuggets, permitió al equipo de Denver estar siempre en control absoluto del juego y el marcador.

Los Nuggets en el primer cuarto ya tenían seis puntos de ventaja, que incrementaron a 18 en el descanso y llegaron con 28 al cuarto periodo, que en algún momento de la segunda parte la ventaja alcanzó los 31 tantos.

El escolta-alero Gary Harris aportó otros 16 puntos, mientras que los reservas Malik Beasley y Will Barton anotaron otros 10 tantos cada uno para completar la lista de los seis jugadores de los Nuggets de Denver que tuvieron números de dos dígitos.

Hernangómez en los dos minutos que vio acción cumplió con tres puntos al hacer dos tiros a canasta, ambos desde fuera del perímetro, y encestó uno, sin que tuviese más actividad estadística.

Ante tanta superioridad de los Nuggets, los Trail Blazers carecieron de la inspiración encestadora de sus jugadores claves en el ataque como son el base Damian Lillard y sobre todo del escolta CJ McCollum, y ahí acabaron las pocas opciones que el equipo de Portland tenía de luchar por el triunfo. Lillard acabó con 22 puntos, pero tuvo una vez más problemas con sus tiros desde fuera del perímetro al anotar apenas 2 de 9 intentos, capturó seis rebotes y repartió cuatro asistencias.

Peor estuvo el escolta CJ McCollum, que llegó al Pepsi Center de Denver sin ningún tipo de inspiración encestadora, y acabó el partido con apenas 12 puntos tras fallar 11 de 15 tiros de campo, incluidos tres de cinco desde fuera del perímetro.

Mientras que el pívot turco suizo Enes Kanter, inmerso en plena celebración del Ramadán, tampoco pudo ser factor ganador, a pesar de los consejos que le dio el expívot nigeriano estadounidense Hakeem Olajuwon de como debía cuidarse físicamente para guardar energías mientras cumplía con su creencia religiosa y el ayudo que se le impone. Kanter acabó con siete puntos, ocho rebotes y tres asistencias en 28 minutos que vio acción.

Los reservas, el ala-pívot Zach Collins y el escolta Rodney Hood aportaron otros 14 puntos cada uno para completar la lista de los cuatro jugadores de los Trail Blazers que tuvieron números de dos dígitos. Mientras que como equipo acabaron con un 37 (36-98) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 27 (10-37) de triples, además de capturar 44 rebotes, por 52 de los Nuggets.

«Con estas estadísticas no queda ninguna duda que nuestro equipo nunca estuvo en la posición de luchar por conseguir la victoria», declaró el entrenador de los Trail Blazers, Terry Stotts. «Debemos pasar página y centrarnos en el partido del jueves, que es el decisivo para nosotros y estoy convencido que las cosas van a ser muy diferentes a lo sucedido esta noche».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los Raptors destrozan a los Sixers y sitúan la eliminatoria un 3-2