Un Valencia de récord contiene el efecto Zidane

El conjunto de Marcelino gana con tantos de Guedes y Garay para firmar 17 partidos consecutivos invicto e inflige la primera derrota al marsellés tras su vuelta.


Un Madrid plomizo, con buenas intenciones pero escaso de clarividencia y verticalidad, sumó en Mestalla la primera derrota de la segunda era Zidane. Cayó el conjunto de Chamartín ante un Valencia mucho más sólido e imaginativo, que encadenó su decimoséptimo partido consecutivo sin hincar la rodilla para superar el registro de la 'delantera eléctrica' allá por los años cuarenta. Un hito que confirma el órdago che, a un punto ya de los puestos que dan acceso a la próxima edición de la Champions después de cosechar 23 de los últimos 33 puntos en liza.

Certificó su segundo triunfo consecutivo el cuadro local, el quinto en Liga en su feudo, gracias a una diana de Guedes, que se reivindicó y salió ovacionado, y otra de Garay para disipar el 'efecto Zidane', al que se le cortó la racha en Mestalla en su primera prueba de fuego tras dos encuentros en los que el Real Madrid superó sin brillo a dos equipos de la zona baja. Como en su anterior periplo en la 'casa blanca', tropezó el marsellés a la tercera, aunque entonces concedió un empate ante el Betis en el Benito Villamarín y no fue hasta el noveno partido tras relevar a Rafa Benítez en aquel curso 2015-2016 cuando sucumbió por primera vez, ante el Atlético.

Claudicó esta vez con la vieja guardia, a la que se encomendó tras las rotaciones ante el Huesca y que no superó la reválida. Guedes se reivindica Más pendientes de la presión y de no cometer errores, salieron ambos equipos intensos pero algo contemplativos. Más ardor que ritmo en un duelo en el que Wass se ganó pronto la amarilla por una entrada a Asensio. El Madrid igualaba en agresividad al Valencia, dato meritorio teniendo en cuenta el mayor estímulo con que acudía el cuadro che al envite, con la zona Champions a tiro de piedra.

Poca pimienta en cualquier caso hasta que una combinación entre Guedes, Gameiro y Rodrigo generó el primer acercamiento de verdadero peligro, pero el taconazo del internacional español no encontró destinatario y Marcelo optó por adornarse con una pisadita en su propia área. Ponía especial énfasis el equipo de Zidane en no desordenarse para evitar que el Valencia le cogiese la espalda. Las transiciones son el arma más poderosa de la escuadra de Marcelino y la dificultad del Real Madrid este curso a la hora de replegar es proverbial. Dominaba el conjunto visitante pero le costaba hallar grietas en la granítica zaga del Valencia, cómodo con la fútil posesión del Madrid. Apenas un disparo alto de Marcelo, un tiro de Kroos que atajó sin problemas Neto y un blando golpeo de Asensio fueron el magro expediente atacante de los pupilos de Zidane antes del intermedio.

Arrastra la escuadra de Chamartín una alarmante falta de atrevimiento desde que comenzó el curso. De todo ello fue sobrado el Valencia en el tramo final de la primera parte, cuando hizo sufrir al Madrid tras ponerse por delante con la diana de Guedes. Filtró Soler la bola a la salida de un córner tras una acción en la que el Valencia reclamó penalti. Pilló con la guardia baja a la retaguardia del Real Madrid, que no pudo reaccionar antes de que el extremo situase el esférico junto a la cepa del poste.

Segundo tanto en esta Liga del portugués, precisamente frente al rival contra el que vivió una pesadilla en la primera vuelta, cuando Marcelino le espetó en pleno encuentro que no se iba de nadie. Lidiaba por entonces el ex del PSG con una pubalgia que terminó llevándole al quirófano, pero está ahora en fase ascendente pese a que venía de una discutida actuación en el Sánchez-Pizjuán, donde Marcelino le retiró en el descanso.

De nuevo a rebufo en el marcador, como en más de una docena de ocasiones esta temporada, el Madrid afrontaba un reto mayúsculo al estar obligado a descerrajar el muro che, infranqueable en cinco de las siete jornadas anteriores de Liga. Tenían arriesgar los visitantes, lo que dibujaba un escenario ideal para el Valencia, con más espacio para correr. Keylor Navas se creció para negarle el segundo a Soler al término de una contra en la que Casemiro tuvo que acudir al quite en ausencia de Marcelo, fuera de plano. Ni rastro del brasileño tampoco en otra acción en la que pudo sentenciar el Valencia, pero Rodrigo cruzó demasiado el disparo.

Aún más clara fue la que desaprovechó Soler tras taconazo de Gameiro, aunque el canterano parecía en posición ilegal y quizás el VAR hubiese invalidado el gol. Recurrió Zidane a Isco y Bale en busca del dinamismo y la fantasía que tanto echaba en falta su equipo, pero fue Parejo el que tiró de calidad para ponerle la bola en la cabeza de Garay, que mató el partido y acabó con el anhelo de Zidane de emular las doce victorias consecutivas con que clausuró su primera campaña como timonel del Real Madrid. La postrera diana de Benzema, esta vez, no le sirvió a su equipo.

Ficha técnica 

Valencia: Neto, Wass, Garay, Diakhaby, Gayà, Soler (Ferran Torres, min. 79), Kondogbia, Parejo, Guedes (Cheryshev, min. 72), Gameiro (Sant Mina, min. 85) y Rodrigo.

Real Madrid: Keylor Navas, Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Modric, Casemiro, Kroos (Isco, min. 63), Lucas Vázquez (Mariano, min. 77), Benzema y Asensio (Bale, min. 63).

Goles: 1-0: min. 35, Guedes. 2-0: min. 83, Garay. 2-1: min. 93, Benzema Arbitro: Jaime Latre (comité aragonés). Amonestó a Wass, Odriozola, Parejo y Marcelo Incidencias: Partido de la 30ª jornada de Liga, disputado en Mestalla ante 44.274 espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un Valencia de récord contiene el efecto Zidane