Zidane se apoya en sus clásicos

El francés se estrena apostando por todos los disponibles de la final de Kiev, incluidos Isco, Marcelo y Keylor


Zinedine Zidane va de frente. Confía ciegamente en el grupo de jugadores que conoce y los pone a todos, como si la liga comenzase ahora de cero. Apostó por Isco y le marcó el primer gol, aparcó sus diferencias con Bale y le dio el segundo, cambió de portero y Keylor hizo la parada de la tarde y metió a Marcelo, y acabó siendo el amo del costado izquierdo. Es su manera de rehabilitar a quienes pretende le acompañen en su regreso.

La elección

Con los ochos disponibles de la final de Champions. Zidane tiró de los suyos, de los conocidos y en su primer once en el día del regreso metió en el campo a los ocho jugadores disponibles que le habían acompañado en su anterior partido como entrenador del Real Madrid, la final de Kiev. En esa formación titular estaba el habitual portero suplente para Solari, un casi inédito este curso Isco y Marcelo, que después de recibir palos y quedar a la sombra de Reguilón, volvió a adueñarse de la banda izquierda. También alineó a Bale, pese a que su relación no pasa por el mejor momento.

Goleadores

Isco y Bale responden con goles a la confianza. Isco no hizo un partido completo sino discreto, pero acabó marcando el primer gol cuando Zidane ya tenía preparado el primer cambio y él era el elegido para dejar el terreno de juego. Marcó en un lance de anticipación y después de una buena jugada colectiva, su mayor acierto en un partido en donde en absoluto fue importante. Bale estuvo un poco más activo, con sus características galopadas, con un balón al travesaño y con un gol que él mismo se fabricó con una diagonal y un disparo ajustado que tocó en el palo antes de entrar.

La portería

Una parada que avala a Keylor en detrimento de un Courtois bajo la lupa. El belga era el portero titular del Madrid a todos los efectos hasta ayer, pero el gigante con guantes de oro del Atlético de Madrid y del Chelsea se había empequeñecido esta temporada. Para Solari fue un intocable en todos los escenarios, pero Keylor, hombre de confianza de Zidane, que le defendió en los momentos más complicados del tico, recuperó la titularidad casi por sorpresa en la tarde del sábado y como señal de agradecimiento sacó una mano prodigiosa a un virulento remate de cabeza de Maxi que pudo suponer el 0-1. Él lo impidió. Quizás para hacerse con el certificado de titular para las diez jornadas que restan.

La banda izquierda

Marcelo aprovecha la falta de colmillo celeste. Marcelo le comió la titularidad a Reguilón el primer día de Zidane y el brasileño aprovechó la falta de llegada del Celta para reivindicarse. Sin exigencia defensiva aprovechó para hacer lo que más le gusta, volcarse en ataque. Su banda originó el mayor peligro en el área del Celta y hasta se atrevió con un tiro cruzado.

Otros guiños

Minutos para Mariano. El delantero no contaba ni para las convocatorias pese a los problemas ofensivos del Real Madrid, y aunque parece llamado a ser un secundario también con Zidane, el francés le dio los últimos minutos para activarle en lo posible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Zidane se apoya en sus clásicos