VIGO

El Celta cayó en el Bernabéu con dignidad y siendo un equipo ordenado y aseado, pero cayó, que es lo único válido a efectos contables a estas alturas de la temporada. Y además, volvió a quedar en evidencia la impotencia ofensiva, con una única ocasión en todo el partido, el cuarto sin marcar consecutivo. El Real Madrid, en el regreso de Zidane y su guardia pretoriana, no hizo un partido colosal ni de lejos, pero terminó ganando por inercia con tantos de Isco y Bale -dos de los señalados hasta el domingo pasado- en el segundo tiempo derivados de otras tantas pérdidas de balón del conjunto vigués que terminaron en dos contras letales. La derrota, no por esperada, es un nuevo paso atrás para un equipo celeste que se va al parón en zona de descenso y encadenando tres derrotas consecutivas.

Los vigueses realizaron un ejercicio de seriedad durante el primer tiempo en el Bernabéu y en ningún momento se descompuso pese al baile obligado en defensa con la lesión de Juncà en su primera intervención del partido, lo que obligó que Kevin -que recibió un codazo de Bale digno de algo más que amarilla- jugase en el costado izquierdo y que David Costas ejerciese de lateral derecho ante un Real Madrid que vivió una vuelta al pasado con el reestreno de Zidane, que hizo jugar a los ocho jugadores que tenía disponibles de la final de Kiev (Marcelo, Isco y Keylor incluidos).

Superada la fase de ajuste, el Celta sufrió con un remate de Isco, un tiro de Marcelo desviado por Rubén, un remate de Bale al larguero y un cabezazo ajustado de Sergio Ramos tras una mala presión en un córner, pero también tuvo el balón, lo movió con tranquilidad y criterio y llegó con relativa facilidad a los dominios del portero costarricense, que firmó la parada de la tarde en un cabezazo durísimo de Maxi Gómez que envió a córner en una reacción felina. Lobotka fue la brújula celeste, porque recuperó su descaro con el balón ante un rival con mucho talento pero con poco músculo. Pero al eslovaco y a sus compañeros les faltó una punta más de velocidad para hacer más daño en las contras. Todas lentas y muy mal elaboradas. De hecho, no acabaron ninguna.

El Celta pudo dar un golpe de mano en el inicio del segundo tiempo en una contra que Boufal acabó regalando a Keylor Navas con superioridad numérica en el ataque. Con el susto en el cuerpo el Madrid respondió con un remate de Benzema, y Modric marcó un gol desde fuera del área un gol que fue anulado por el VAR ya que dos jugadores blancos estaban en fuera de juego.

Fue el preludio de lo que venía en camino, por unos cauces muy conocidos. Pérdida de balón del Celta en ataque, conducción sin oposición de Asensio en diagonal, pase a Marcelo (en una posición muy justa) y gol de Isco, que pasaba de defenestrado a rehabilitado. El segundo gol también llegó con una diagonal, en este caso de Bale que se encontró con el premio extra de un resbalón de Araujo justo cuando le iba a entrar.

Entre un gol y otro el Celta pudo influir en el partido en un saque de puerta larguísimo de Rubén con la mano que le puso el balón a Hjulsager casi para pisar el área rival, pero el danés emuló a sus compañeros y entregó el balón en el balcón del área.

Fue el último lance de esperanza para un Celta que murió derrochando compostura pero que es incapaz de atacar, ya sea en estático -en donde solo se atrevió Lobotka- o en una contra. Una losa demasiado pesada cuando los goles son el pan de la permanencia. Lo único bueno es que dentro del quince días cuando vuelva la liga, y salvo sorpresa, ya estará Aspas. El único que le puede sumar al orden y a la dignidad fútbol en campo contrario. 

Ficha técnica: 

Real Madrid: Keylor Navas; Odriozola, Sergio Ramos, Varane, Marcelo; Kroos, Modric (Fede Valverde, min.76), Isco (Ceballos, min.63); Asensio, Bale y Benzema (Mariano, min.82).

RC. Celta: Rubén Blanco; Kevin, Araujo, Costas, Juncà (Hoedt, min.5); Brais, Lobotka, Okay Yokuslu (Beltrán, min.75), Boufal (Hjulsager, min.68); Sisto y Maxi Gómez.

Goles: 1-0, min.62: Isco,2-0, min.77: Bale.

Árbitro: Martínez Munuera (C.Valenciano). Amonestó a Bale (min.45) por parte del Real Madrid.

Estadio: Santiago Bernabéu. 65.054 espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El orden del Celta no puede con la inercia de Zidane