Leyenda y futuro del squash tallados en plata

La viguesa Marta Domínguez cae ante la favorita en Cuenca, mientras Borja Golán cede su trono tras 17 participaciones en el Campeonato de España

M. g. R.

«Cuando Borja Golán ganó su primer Campeonato de España, yo acababa de nacer», decía ayer la viguesa Marta Domínguez después de quedar subcampeona de España en categoría femenina junto a Borja Golán, que cedía su trono nacional en Cuenca. «Algún día tenía que llegar. Vienen jóvenes muy preparados, pegando fuerte, y uno va notando ya los años. Me voy contento porque he competido hasta el final. Fueron una pena las bolas de set que se me escaparon en el tercer set. Edmon estuvo a un gran nivel. Cometí un par de fallos y él no», reconocía Golán con deportividad tras la final.

El segundo puesto de Marta Domínguez en el Campeonato de España tenía casi sabor a triunfo después de perder contra Cristina Gómez, que se metía en el bolsillo su tercer título consecutivo. Para la pontevedresa, sin embargo, era su primera final absoluta y su participación dejó pistas claras de que en el panorama nacional hay hueco para su juego. Todavía tiene 17 años y cómo ella misma decía ayer después de haber caído en Cuenca, «me ha valido para aprender, poco a poco la diferencia con Cristina irá disminuyendo, pero aún me queda mucho que mejorar en ritmo, forma física, táctica y técnica».

A pesar de ser muy crítica consigo misma, le daba valor a haber vencido a Cristina Gómez, que fue capaz de derrocar en años anteriores a Xisela Aranda, que suma siete títulos nacionales. Domínguez ponía así en contexto una derrota muy pelada, pero que se zanjó con un rotundo 3-0 (11-5, 11-5 y 11-8) después de haber superado a María Pajares en cuartos y a Sofía Mateos en las semifinales.

Por su parte, Borja Golán cedió su corona en el Campeonato de España de Squash en su decimoséptima participación. Cayó en la final ante el emergente Edmon López, un joven jugador catalán de 22 años que completó un gran torneo en Cuenca y se impuso por 3-1 en el duelo que decidió el título. Hasta este domingo había ganado todos sus partidos. Solo faltó a su cita en la cima en el año 2010, en el que no pudo jugar por una lesión de rodilla. Sufrió lo indecible en semifinales, en un cruce con Iker Pajares que se prolongó durante casi dos horas y que se decidió en cinco mangas.

El desgaste físico pasó factura al veterano jugador compostelano, de 36 años de edad. Su rival compareció en la final más fresco, sin haber cedido un solo set.

El primer parcial fue para Edmon López, 11-8. En el segundo Golán sacó ese gen competitivo que lo ha convertido en el mejor jugador español de squash de todos los tiempos. Levantó un 6-8 adverso con cinco puntos consecutivos y devolvió las tablas al marcador. El tercer set tuvo la llave. Con los dos oponentes dando lo mejor de sí mismos, el desenlace llegó en el tie break. Golán llegó a disfrutar de cuatro oportunidades para llevarse el parcial. Pero Edmon López aguantó la presión. Y no falló en la primera ocasión que tuvo para anotarse un agónico 15-13. Fue la puntilla, porque también se llevó el cuarto y definitivo set.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Leyenda y futuro del squash tallados en plata