Una pelea muy abierta


Llega en un buen momento de juego Sergio García al Masters. El título en Augusta le dio tranquilidad y ha ido enlazando buenos resultados desde entonces, como su victoria este año en Singapur. Para el golf español resulta un aliciente importantísimo contar con el defensor del título. Aunque la edición de este año parece una pelea muy abierta, con diferentes alicientes. Desde el regreso del Tiger Woods hasta la recuperación de Phil Mickelson con su victoria en México, aunque creo que el zurdo de San Diego no está ya para ganar un grand slam a sus 47 años. Pero, sobre todo, por la buena forma de varios posibles aspirantes. Justin Thomas me encanta. Es un jugador fino con los hierros, lleva tiempo inspirado con el putter y domina todas las facetas del juego. Jordan Spieth ha recobrado la confianza con el putt, con el que ha hecho cosas increíbles en el Masters. Sin olvidar, por supuesto, al número uno. Dustin Johnson ya tiene una ventaja de entrada en Augusta como pegador. Porque este campo, después de haber alargado tanto varios hoyos, cambia mucho si se juega después de salidas muy largas que proporcionen segundos tiros más cortos. Las plataformas sobre las que se sitúan las banderas del Masters son muy reducidas y con palos cortos se puede ser mucho más preciso para encontrarlas.

De igual modo sucede con Bubba Watson, doble ganador del Masters y pegador de considerables distancias. Llega después de un par de títulos que le devolvieron la confianza. Entre los ingleses, viene jugando de maravilla Tommy Fleetwood, un jugador valiente. Y, un último nombre, Henrik Stenson.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una pelea muy abierta